El Superior Tribunal de Justicia desestimó la acción de hábeas corpus presentada por la Defensa del contador Federico Matías Gatica en la causa en la que está imputado por supuesto lavado de dinero obtenido del erario público.
Se interpuso la acción de hábeas corpus correctivo con el objeto de que se deje sin efecto la resolución del juez penal Sergio César Piñeda, que denegó la morigeración de la medida de coerción, prisión preventiva.
Los doctores Mario Vivas, Alejandro Panizzi y Migue Donnet consideraron que las razones en las cuales se fundamenta la acción de hábeas corpus son ajenas a esta instancia y no se condicen con las previsiones de la Ley Nacional N° 23.098 (Ley Provincial XV – N° 3).
Los ministros de la Corte Provincial sostienen en su resolución, que el hábeas corpus no implica un recurso de impugnación contra una decisión judicial adversa, sino que se trata de una solución autónoma para situaciones de encierro en la que se haya transgredido la vigencia de la Constitución.
Los jueces consideraron que los recursos dirigidos a revisar las medidas de coerción, se tramitan ante los Jueces Penales respectivos, tal cual lo indica el artículo 72, inciso 3° del Código Procesal Penal.

Imputarán a más empresarios

En otro orden de cosas, los fiscales de la unidad anticorrupción que conformó la Procuración General del Chubut pedirán en breve la audiencia de imputación de cargo para una tanda de al menos 10 empresarios de la construcción.
El fiscal de esa unidad, Héctor Iturrióz, reconoció que están bajo la lupa medio centenar de empresarios de la construcción que se favorecieron con la obra pública a cambio de pagar sobornos, mecanismo sobre el cual admitió que existe una “delgada línea” entre quienes dicen ser víctimas de concusión y quienes son victimarios.
En su definición más potente sobre los empresarios de la construcción, Iturrióz aseguró que ningún empresario que operó bajo el formato de la obra pública estaba ajeno al mecanismo de los retornos.
Lo que habrá que determinar es quiénes lo hicieron bajo presión y quienes fueron parte de la mecánica para favorecerse.

La familia bajo sospecha

“Está claro que quienes desde un principio se presentaron como testigos y declararon son víctimas” sostuvo el fiscal, quien diferenció esa situación de los que “cerraron filas” para que nadie hablara, incluso dejando como parias a los que querían colaborar con la justicia.
En el grupo del silencio ubicó claramente al ex presidente de la cámara de la construcción, Patricio Musante, a quien le atribuyó la figura de “cohecho activo”.
El fiscal reconoció que existe un paralelismo casi exacto de la causa “Revelación” con los cuadernos de las coimas que se investigan a nivel nacional, con la diferencia que en el caso del Chubut no se puede aplicar la figura del arrepentido.
Negó que exista contra la familia Das Neves una actitud de hostigamiento como dicen algunos integrantes del grupo familiar del ex gobernador, aunque recordó que “tenemos la obligación de investigar” máxime cuando a simple vista aparecen “inconsistencias patrimoniales” es decir que no hay forma de demostrar cómo se adquirieron los bienes que ostentan.
También habló de la situación de Heraldo Crisci, quien aparece como “señalado” por varios testigos como parte de la operatoria del cobro de retorno de la obra pública, por lo que se decidió invitarlo a que designe un abogado defensor para que tome contacto con la causa.

Gobierno de Chubut