La envalentonada del Gobernador Mariano Arcioni que con absoluta decisión enfrentó al poder Central la semana pasada, cortando la intentona de avanzar sobre más derechos adquiridos de los vecinos chubutenses, tendría su correlato con cierta tranquilidad financiera que va logrando en las cuentas públicas. Según la situación que evidenciaban los números de la Tesorería General de la Provincia del Chubut por estos días, muestran por ejemplo que la suma de dos rubros de la 203443 exponían que hay en `caja´ unos 2.800 millones de pesos en positivo. Más allá que los fondos FUCO (Fondo Unificado con todas las cuentas Oficiales) en el Banco del Chubut S.A. desde el año 2013 y que por Ley el Ministerio de Economía y Crédito Público puede utilizar hasta en un 95% de los saldos de diferentes organismos para atender las obligaciones de la Tesorería General, daba un saldo negativo de -3.600 millones.
Con este panorama, hay quienes aventuran que la “primavera arcionista” podría ser verdad, y trataría de impulsar una gestión propia en base al ordenamiento de caja que se está forzando, con la fuerte restricción del gasto en la estructura administrativa (escalonamiento incluido) y el escaso goteo de pagos a proveedores.