La utilización de la capacidad instalada en la industria se ubicó en el 61,8% en junio de 2018, lo que significa una caída de más de 5 puntos con relación a igual mes del año anterior (67,1%), informó este miércoles el INDEC.
Con relación a mayo, la estadística oficial de junio reveló una caída de 3,3%, ya que en ese mes había llegado al 65,1%.
En el conjunto del informe presentado por el INDEC se destaca la creciente capacidad ociosa en la industria de alimentos y bebidas, además de índices que hablan de una situación compleja para los sectores textiles, del caucho y plásticos, y la industria automotriz. En contrapartida, sobre el promedio y con una alta utilización de su infraestructura productiva, se encuentran los sectores de industria metálicas básicas, productos minerales (las dos productoras de insumos utilizados en la obra pública) y refinación del petróleo.

Desempeño por sectores

Los bloques sectoriales que presentaron niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general son: industrias metálicas básicas (80,5%), papel y cartón (71,7%), productos minerales no metálicos (70,6%), refinación del petróleo (68,7%), productos del tabaco (68,0%).
El bloque de sustancias y productos químicos registró el mismo nivel de utilización de la capacidad instalada que el nivel general (61,8%), mientras que los bloques sectoriales que se ubicaron por debajo del nivel general de la industria fueron edición e impresión (60,1%), productos alimenticios y bebidas (59,1%), productos textiles (55,4%), productos de caucho y plástico (54,8%), la metalmecánica excepto automotores (53,6%) y la industria automotriz (47,7%).
Los bloques que presentaron, en junio de 2018, una menor utilización de la capacidad instalada con respecto al mismo mes del año anterior son productos alimenticios y bebidas, productos del tabaco, productos textiles, papel y cartón, edición e impresión, refinación del petróleo, sustancias y productos químicos, productos de caucho y plástico, productos minerales no metálicos, la industria automotriz y la metalmecánica excepto automotores.
En tanto, las industrias metálicas básicas registraron un mayor nivel de utilización de la capacidad instalada en junio de 2018 respecto de junio de 2017.

Menos alimentos

El bloque de alimentos y bebidas presentó un nivel de utilización de la capacidad instalada de 59,1% en junio de 2018, inferior al registrado en junio de 2017 (64,3%). Para esta comparación, la caída en el nivel de utilización de la capacidad instalada se originó, principalmente, en las disminuciones de la producción de carnes blancas, de la molienda de cereales y oleaginosas y de la elaboración de bebidas.
En el caso de las bebidas, la disminución de la utilización de la capacidad instalada en junio de 2018 respecto del mismo mes del año pasado se originó en el menor nivel de actividad de los segmentos de bebidas gaseosas, aguas y sodas.
Los productos del tabaco muestran, en junio de 218, un nivel de utilización de la capacidad instalada de 68,0%, inferior al registrado en junio del año pasado (76,1%), como consecuencia de la caída en la producción de cigarrillos que, según datos del EMI, se redujo 9,7% en junio de 2018 con respecto a junio de 2017.