Hoy miércoles 8 a las 12.30 horas está previsto que el juez de garantías Marcelo Orlando anuncie el fallo respecto del presunto delito de “robo agravado por el uso de arma” que se le imputa a Marcos Velázquez, hecho por el cual además fue damnificado el taxista Fabián Quilaqueo. El hecho se produjo en marzo de este año y en menos de seis meses el caso fue llevado a juicio oral y público por la funcionaria de fiscalía Florencia Gómez y el fiscal general Osvaldo Heiber.

La fiscalía

La semana pasada, durante los alegatos, Heiber pidió la pena de cinco años de prisión mientras que el defensor Miguel Moyano solicitó la absolución o una pena más debe de carácter excarcelable.
Según la hipótesis del Ministerio Público Fiscal con la que se llevó el caso a juicio oral y público tras el trabajo realizado por la funcionaria de fiscalía Eugenia Dominguez y el fiscal general Heiber, el robo agravado por el uso de un arma blanca, se produjo el 18 de marzo pasado. Ese día, cerca de la 1:30 de la madrugada Velázquez se hizo llevar hasta su casa en el barrio 3 de abril de Rawson por el taxista Fabián Quilaleo. Una vez en el lugar, el imputado ingresó a su casa y regresó con un cuchillo con el que intentó apuñalar al taxista en tres oportunidades. Logró arrebatarle 150 pesos y cuando buscaba el teléfono celular, arremetió con varios puntazos que afortunadamente no dieron en el blanco. Fue allí que el taxista aceleró su vehículo y logró fugar.
Al día siguiente, la policía allanó la casa del agresor con el objetivo además de detenerlo. No se encontraron elementos vinculados con la investigación ni tampoco fue hallado el individuo. Velázquez permaneció prófugo una semana. Estuvo sometido a procesos también por delitos contra la propiedad y fue declarado tres veces en rebeldía por no someterse a la actuación de la Justicia.