En lo que fue una noche histórica y cargada de emociones, cruces y chicanas, el Senado rechazó por 38 votos contra 31, y dos abstenciones, el proyecto de legalización del aborto que venía de Diputados con media sanción. Tras la maratónica sesión se produjeron incidentes en las afueras del Congreso que terminaron con al menos 8 detenidos.
Ahora, el tratamiento del proyecto, que involucró más de seis semanas de debate en el plenario de comisiones de Salud, Asuntos Constitucionales y Justicia y Asuntos Penales por los que pasaron más de 140 especialistas a favor y en contra de la iniciativa, deberá esperar hasta el año siguiente para regresar al debate. Sin embargo, la despenalización sería incluida en la reforma del Código Penal que llegará al Parlamento en menos de dos semanas.
Antes del arranque de la sesión que comenzó en la mañana del miércoles y concluyó cerca de las 2 de la madrugada del jueves, la suerte ya estaba echada a la hora de contar los votos. Y es que ya había definidos 37 votos en contra al que se sumó el tucumano José Alperovich.

Manotazos de ahogado

Al comenzar la sesión tanto el santafesino Omar Perotti como la neuquina Lucila Crexell pidieron que se tuvieran en cuenta durante el debate sus proyectos de despenalización, una suerte de manotazo de ahogado para no irse con las manos vacías. El pedido no prosperó. Con el correr de la tarde, quedó claro que no había voluntad política ni de los “celestes”, ni de los “verdes” para avanzar con este tratamiento, por lo menos en esta jornada.
El proyecto tratado fue la media sanción tal cual llegó de la Cámara de Diputados, sin las modificaciones que proponían un sector de los “verdes”, ya que no lograron las firmas para consolidarse en dictamen de mayoría en comisión.
Finalmente, llegó la hora de la votación a las 2:44 de la madrugada. El tablero arrojó 38 votos por el “No” a la legalización contra 31 que votaron afirmativamente. Además hubo dos abstenciones. Ahora, el proyecto no podrá volver a tratarse hasta el año que viene, algo que de todos modos es difícil que ocurra. Es que al no haber recambio legislativo en 2019 la composición de las Cámaras será la misma, al igual que la suerte del debate. La oportunidad de los “verdes” podría llegar recién en 2020.
Luego de conocido el rechazo, en las inmediaciones del Congreso se produjeron algunos incidentes del lado de la vigilia de quienes militaron la causa por el aborto legal. Un grupo minúsculo se enfrentó con la Policía y se produjeron 8 detenciones. Los efectivos dispersaron a parte de la multitud con gases lacrimógenos y balas de goma, aunque mayoritariamente la desconcentración se realizó en calma.

Posturas encontradas

El bonaerense Esteban Bullrich, inició su alocución con una disquisición cuasi filósofica. “¿Qué es la vida? La vida es lo que nos hace estar hoy acá, sin vida el resto no existe. Así de importante es”, expresó, para luego afirmar hacia el final de su discurso: “el aborto no va a ser menos trágico porque se haga en un quirófano. Va a ser igual de trágico y va a dejar el mismo dolor. Aspiremos a más. No me resigno a que el aborto es la única solución”.
Por su parte, la senadora del FPV Chubut, Nancy González expresó: “Si esta ley no sale hoy, va a salir pronto porque que esta ola verde no la podemos parar y no la para nadie. Señores senadores: no seamos conservadores, qué estamos esperando, esto a la larga o a la corta va a ser ley”.
En tanto, Alfredo de Angeli, mezcló su infancia, con la familia numerosa y el pan casero para afirmar: “Los que venimos de una familia numerosa, como es el caso mío de diez hermanos, valoramos mucho el encuentro. A esas familias, jamás se les pasó por la cabeza abortar un hijo, lo criaron con humildad”.
La neuquina Lucila Crexell reflexionó durante su discurso que votar por el rechazo significaba “desconocer que hay una fuerte demanda social que puja por ampliar sus derechos y que nuestra legislación resulta anacrónica”.
Una de las voces más esperadas de la noche, llegó en la etapa de cierres. Si bien, Cristina de Kirchner no es jefa del bloque del FpV en el Senado -el líder es el neuquino Marcelo Fuentes-, fue la encargada de dar las palabras finales como representante de su espacio.
Acusada de no haber dado el debate por el aborto legal en los 12 años de gobierno kirchnerista, Cristina cambió su postura para dar el visto buena a esta iniciativa, aunque su apoyo no alcanzase para lograr la media sanción. “Lo más grave de esta noche: se puede estar de acuerdo o no, se puede proponer una modificación, pero estamos rechazando un proyecto sin proponer nada alternativo y la situación va a seguir siendo la misma”, sostuvo. “En este caso puntual, la sociedad reclama derechos y deberíamos todos hacer un esfuerzo para dar una respuesta”, concluyó.

Luenzo: “Los argentinos somos machistas en recuperación”

El senador por Chubut Alfredo Luenzo habló en el recinto por la noche y despertó un rotundo apoyo de los usuarios de Twitter vinculados al sector que apoya la legalización del aborto.
“Todos coincidimos en que hay que terminar con la criminalización de las mujeres, sacar el tema a la luz y poder resolverlo en el plano de la salud pública. Hay que sacar el tema del Código Penal”, comenzó Luenzo.
El senador se refirió a la situación de la interrupción del embarazo en nuestra provincia: “En el 2017 tenemos un registro de 789 casos de abortos tratados en el marco de la salud pública en Chubut”. Y agregó que “es un tema de salud pública, no del Código Penal. Chubut avanzó, dio un paso adelante y se ven los resultados, como pasa en los países desarrollados donde el aborto es legal”.
Más adelante, cargó contra quienes se oponen al proyecto: “Es una falacia que quieran salvar las dos vidas, no pudieron explicar cómo van a lograr que las mujeres no aborten. ¿Pretenden que la maternidad sea forzada? ¿O transformar a la mujer en un objeto? ¿En una incubadora? Dejemos que la mujer elija en libertad”.
Para cerrar, Luenzo dejó una frase que despertó las felicitaciones de miles de usuarios de Twitter. “Los argentinos somos machistas en recuperación, ojalá terminemos pronto de aprender para tener todos las mismas obligaciones y los mismos derechos”, concluyó.