En Chubut se encuentran de manera regular once partidos políticos, calificados como “reconocidos” por la Cámara Nacional Electoral, dependiente del Poder Judicial de la Nación. La mayoría no presentó los balances y quienes lo hicieron fueron desaprobados.
El financiamiento de la política en todas sus variantes es una especie de agujero negro que atraviesa a todos los partidos. Los diferentes hechos que corrupción que se ventilan por estas horas abonan esa falla del sistema.
En lo que respecta al 2017 y años anteriores, la mayoría de ellos presentó sus balances anuales “fuera de término”, o bien los mismos fueron desaprobados, un dato llamativo teniendo en cuenta que el análisis abarca no solamente a los partidos más chicos en cantidad de representantes, sino también a los más grandes, como el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical, el PRO y Chubut Somos Todos.

Clic para Ampliar

Desaprobados

En el caso del Partido Justicialista (PJ), los balances de 2003, 2004 y 2005 se encuentran registrados como “desaprobados” en virtud de no haber podido cumplir lo requerido por el Artículo 20 de la Ley 25.600 (reemplazada por la Ley 26.215 a partir de 2007) de Financiamiento de Partidos Políticos, la cual expresa que “el pago del aporte para el desenvolvimiento institucional sólo se efectuará si el partido ha presentado la documentación contable correspondiente al último ejercicio, en tiempo y forma, ante el juez federal con competencia electoral correspondiente”.
En 2006, el balance fue desaprobado por no ajustarse al artículo 50 de la misma normativa, el cual establece que “dentro de los 60 días de finalizado cada ejercicio, los partidos políticos deberán presentar ante la Justicia Federal con competencia electoral del distrito correspondiente, el estado anual de su patrimonio y la cuenta de ingresos y egresos del ejercicio, certificados por el presidente y tesorero del partido y por contador público matriculado en el distrito y deberán poner a disposición de la Justicia Federal con competencia electoral y de la Auditoría General de la Nación la correspondiente documentación respaldatoria”.

Cuatro años sin rendir datos

Para los balances de 2007, 2008, 2009 y 2010, el PJ fue “desaprobado” por estar en infracción con el artículo 23 de la Ley 26.215, que indica que “dentro de los 90 días de finalizado cada ejercicio, los partidos políticos deberán presentar ante la justicia federal con competencia electoral del distrito correspondiente, el estado anual de su patrimonio o balance general y la cuenta de ingresos y egresos del ejercicio, suscriptos por el presidente y tesorero del partido y por contador público matriculado en el distrito; el informe que efectúen los contadores públicos matriculados deberá contener un juicio técnico con la certificación correspondiente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la jurisdicción correspondiente”.
Por otro lado, el partido no presentó los balances de 2011 y 2012, mientras que los de 2013, 2014 y 2015 figuran como presentados “fuera de término”; para 2016 y 2017, según la CNE, no fue exhibido ningún balance.

Clic para Ampliar

Cambiemos, con “fluctuaciones”

Para el caso de la Unión Cívica Radical, los balances de los años 2003, 2004, 2005, 2006 y 2007 se encuentran aprobados; en 2008 y 2009, la Justicia registra ambos como “desaprobados” por no ajustarse al artículo 23 de la Ley de Financiamiento.
En 2010, la rendición fue aprobada, a la inversa de 2011 y 2012, donde los balances que se presentaron no lograron rendir las condiciones exigidas por la Justicia.
Actualmente, el balance de 2012 figura como “en trámite”, mientras que los de 2013, 2014 y 2015 fueron presentados “fuera de término”; los de los últimos dos años no fueron acercados hasta el momento.
Propuesta Republicana (Pro), acaso uno de los partidos más “jóvenes” en Chubut, tiene su balance de 2015 “en trámite”, mientras que el del 2016 fue presentado fuera de término y, para el del año que culminó, no hay registros aún.

Clic para Ampliar

A nivel provincial, idas y venidas

Chubut Somos Todos, partido inscripto a nivel provincial, tampoco rindió balances desde el año en que tuvo lugar la última elección a Gobernador; el de 2015 se encuentra “en trámite”, mientras que los balances de 2016 y 2017 no fueron presentados.
Otro espacio a nivel provincial que tuvo una serie de “fluctuaciones” en la presentación de balances durante los últimos años es el Partido de Acción Chubutense (PACh); el de 2003 figura como “aprobado” según la Justicia, mientras que 2004, 2005 y 2006 están registrados a la inversa.
Del 2007 al 2015, los balances oscilan entre dos aprobados, cinco presentados fuera de término, uno desaprobado y otro en trámite; para 2016 y 2017, no fueron presentados aún.

Los otros partidos, de bien a regular

El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), por ejemplo, tuvo sus balances aprobados desde 2008 hasta 2014, mientras que en 2015 y 2016 fueron presentados fuera de plazo; el del año pasado aún no fue exhibido ante la Justicia electoral.
Para el Partido del Obrero (PO), el balance de 2016 fue presentado fuera de término, mientras que de 2017 todavía no fue entregado; algo similar sucedió con el Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo, que presentó su primer documento fuera de término en 2015 y no volvió a rendir balances en 2016 y 2017.
El Partido Independiente del Chubut, desde 2003 hasta 2017, divide sus balances entre tres que no fueron presentados (2003, 2004, 2017), cinco aprobados (2005, 2008, 2009, 2011, 2012), tres desaprobados (2006, 2007, 2010) y dos presentados fuera de término (2013, 2014).

Gobierno de Chubut