Por Juana de Arco*

Hay días de esos en que el único sentido que parecer no haber perdido el `link´ es el oído, y sin embargo cuesta creer lo escuchado. Tanto que algunos intentan presuponer alguna malformación de sistema. – “Pero sabe qué doc?, la diferencia entre oír y escuchar tiene que ver con la voluntad, no con el aparato”, dijo `Chicho´ en dos guau-guau cortitos y me dejó pasmada por la tremenda claridad de la definición.
Qué quiere que le diga, yo también escuché, aunque por supuesto sin la agudeza y precisión de `Chicho´ algo así como: “serían 10 millones para cada diputado, 800 millones de adelanto de regalías para la provincia y `el´ sobre mayor para la cúpula”.
El retumbe de la ruidosa metrópoli en algunos horarios es probable que confundiera un poco, y dado que tanto `Chicho´ como yo somos por ahora inimputables víctimas del sonido ambiente que se dio en un espacio semipúblico donde la gente va a pernoctar, más vale decir a tiempo, que esperar a cantar `probation´, no?

No te la puedo creer

Que alguien escuche como al pasar una presunta futura coima, no es después de todo tan extraño ni en Buenos Aires, ni en Chubut, ni en la Quiaca. Aunque es absolutamente preocupante si se piensa que esto sería en conjugación `tiempo futuro´ y nada, menos que en relación a una explotación que estaba acercando cada vez más simpatías en el `proletariado´, diría el Comandanter.
Porque si es por temeridades, lo que se dice temeridades, no hace falta ir muy lejos para escucharlas. Ayer nomás entre las extrañezas que escuché, y que vienen al tema, por ejemplo el presidente Mauricio Macri habló del “fuerte compromiso” del Gobierno argentino por un Estado “transparente” para “combatir y prevenir la corrupción”. Así como lo escucha. Y fue justito, justito mientras su primo, Angelo Calcaterra, prestaba declaración en los tribunales de Comodoro Py sobre el `aporte de dinero en negro´, (léase coima), que habría hecho a la campaña del kirchnerismo. (Ver https://goo.gl/R3XQpT )

“Sin coima, no hay negocio”

Como si no fuera suficiente retumbe en el orificio externo, medio, e interno, palabras más menos la afirmación con la que redondeó su “arrepentimiento”, Juan Carlos De Goycochea exdirector de Isolux Corsán en el país, al explicar que por 4 años mas o menos, pagó coimas a funcionarios públicos que podían superar el millón de dólares, retumbó como revelación en cámara. “Pagaba para destrabar los certificados de obra de la Usina de carbón de Río Turbio”, indicó ante el fiscal Carlos Stornelli cuando eligió declarar como “contrito”. Su ahora célebre frase `sin coima, no hay negocio´, es casi un mantra para el tendal de empresarios del ladrillo que no quieren quedar afuera de lo que viene (PPP), dispuestos también al `arrepentimiento confeso´, y que recitan en trance pre-judicial con tanto fervor como los monjes budistas el `om mani padme hum´.

“Sin minería, no hay futuro”

En honor al vibrato que nos compete y que nos tiene maltrechos a `Chicho´y a mí, recordé que el 7 de enero del año pasado Das Neves dijo: “Mientras yo gobierne (sic) la megaminería no va a existir”. Y la sentencia pasó a mejor vida doscientos y tantos días después, tanto por esas cosas de la fugacidad de los retumbes políticos como de la finitud humana. (Ver https://www.youtube.com/watch?v=HUlJbh48sM4)Al conmemorarse casi un año de aquel posicionamiento del exmandatario, su sustituto mantuvo la bandera en alto y el discurso enlutado en el mismo sentido. Mariano Arcioni mostró ser un consecuente compañero de fórmula ideológica y diría sobre la explotación del subsuelo “Chubut tiene una postura tomada. El debate debe darse en la sociedad, pero las empresas privadas no pueden imponer un proyecto sobre nuestra soberanía”, (Ver https://goo.gl/PmRpQm ) Una declaración que sonó como música para los oídos de los herederos de Chubut Somos Todos que aún gozaban de libertad condicional y veían en doña Raquel hasta la posible compañera de fórmula del escribano.
Un apresuramiento de entusiasmo, porque apenas cinco meses después, o para ser más precisos (163 días), quedarían pocos ámbitos rawsenses sin allanar, y resonaría la contradicción tajante con entonación de impecable retórica: “no podemos prohibir el debate”, sentenció Arcioni (Ver https://goo.gl/wJ25VR ) Y con esta cacofonía se completaría el clamor de numerosos ámbitos sociales, académicos, sindicales, empresarios, pero sobre todo políticos sobre la rara lógica: `solución para falta de guita provincial =perforar la tierra y desenterrar la plata´

Los gritos del silencio

No sé si usted vecino escuchó algo, pero yo sí y otros también, al ritmo de la sinfónica que nos compete. Dicen que el 27 de marzo último llegó al Aeropuerto de Trelew `como un turista más´, el subsecretario de Desarrollo Minero de la Nación. Al día siguiente viajó por tierra hasta Comodoro Rivadavia, donde se reunió con el gobernador Mariano Arcion, el ministro Coordinador de aquel entonces y funcionarios del área de Hidrocarburos. Esa reunión “reservada pero muy productiva”, al decir de un medio del Valle también `reservado y muy productivo´ que sabe traficar como `opositor´ los temas que hay que amplificar oficialmente, y que habría sido el puntapié inicial para el “mega-acuerdo minero”. A su vez, ese mismo día un grupo de ocho intendentes de la Meseta Central presentaron por mesa de entradas de la Legislatura un proyecto de zonificación minera, el otro `corner´ para que alguien cabecee al arco. Pero hubo un error de cálculo importante en la versión valletana (Ver https://goo.gl/S79KNo) La cosa no empezó ahora ni mucho menos.
Por el contrario, ya en 2010 el pan-dasnevismo (incluído el difunto), escuchaba propuestas. Ya en ese entonces, un histórico en estos temas, dejaba trascender una negociación que terminaría dándose ocho años después tal como lo susurra el archivo: “El integrante del directorio de Petrominera, Rafael Cambareri (UCR), aseguró que Chubut avanzará con la explotación minera en la zona de la meseta central de la provincia `sobre principios del año próximo´ (por 2011). El ex diputado nacional aseguró que a fines de 2010 `estará listo el informe de impacto medioambiental. También están en estudio las cuencas hídricas´. Agregó: `la gente opina y habla, pero hay que ver en base a qué estudios concretos se hacen las críticas´. Ese mismo día (el 30 de marzo de 2010) el “Rafa” que sigue más vigente que nunca en Petrominera y en el tema, confirmó que “en una reunión que se realizó ayer con todos los protagonistas que han dado un informe sobre el trabajo que se realiza en materia de minería. Se espera un estudio medioambiental para fines de este año” y “vamos a avanzar con una nueva ley que dejará afuera de la explotación al cordón cordillerano. Apuntará a la instalación de emprendimientos en la meseta central”, al inaugurar un discurso que Arcioni repetiría en julio pasado: “nos estamos debiendo un debate sobre este tema” (Ver https://goo.gl/U5uAjX )

¿Historia repetida con finales diferentes?

Políticamente el tema no es menor porque la minería, como sabe bien el asesor, se llevó puesto a un `correligionario´ gobernador en 2003 y podría convertir en añicos las aspiraciones reeleccionistas de Arcioni, tanto como las incursionistas, de algunos intendentes que aspiran a llegar a Fontana 50. Pero si algo parece haber quedado en el `inconsciente individual político´, que es un mundo paralelo a la memoria colectiva social, es que para no pifiar el cabezaso al arco hay que armar bien la jugada, y cobrar primero. Hace 20 días mas menos ingresaron en la Legislatura tres proyectos para “dar el debate”. Uno que empuja el todo terreno diputado Alfredo Di Fillipo que brega por “regular el debate”, otro promovido por los intendentes de la Meseta que proponen modificar la Ley 5001 y lograr que se zonifique donde se puede explotar minerales y donde no, presuntamente de acuerdo al interés productivo comarcal y un tercero que sostiene el islote dasnevista que representa el diputado Alejandro Albaini de prohibir toda actividad mega-extractiva en Chubut.
A la par, en el recoleto espacio donde `Chicho´ regaba disimuladamente un potus y yo intentaba disimular el enchastre, se escuchaba el enfermizo “serían 10 millones para cada diputado provincial, 800 millones de adelanto de regalías para la provincia y `el´ sobre mayor para la cúpula”.
Saben qué?, guste o no, la tarea principal del oído es detectar, transmitir y convertir los ruidos mediante el proceso de transducción por más increíbles que suenen en impulsos eléctricos, y mandarle al cerebro la definitiva orden de entender. Pero ojo, que otra función importante es mantener nuestro sentido del equilibrio. La actividad minera en la Meseta de Chubut representaría una ganancia de 13 millones de dólares anuales para el Gobierno provincial y alcanzaría para cubrir el 2% del déficit primario fiscal generado como desequilibrio financiero el año pasado. En contraposición, esa minería dejaría a Nación una ganancia de 41,2 millones de dólares anuales.
Además, si volvemos a encarar producción con `vueltos´, la historia ya sería kármica extrema. Como dijo Albert Einstein, “la locura está en pretender obtener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo”, no?

*Soy Juana de Arco, …y ceniza de tantos