En medio de una agenda política dominada por los cuadernos de Centeno y la previa de la sesión en el Senado por la legalización del aborto, Mauricio Macri se mostró en Colombia con una agenda cargada de reuniones bilaterales.
El Presidente viajó este martes al país caribeño para participar de la asunción del nuevo presidente de ese país Iván Duque y aprovechó la fugaz gira para primero reunirse con la envidada de representante de Trump y luego almorzar con su par chileno Sebastián Piñera.
La acción del Jefe de Estado comenzó con la ceremonia de asunción de Duque como nuevo presidente de Colombia con quien mantuvo una reunión bilateral con el flamante mandatario. De acuerdo a la información proporcionada por Presidencia, durante el encuentro ambos ratificaron el “compromiso de seguir reforzando los vínculos de amistad, el comercio y la mutua cooperación”.
Macri y Duque además analizaron temas relacionados con el comercio y la venta de productos argentinos, particularmente en el segmento agroindustrial. También evaluaron favorablemente la evolución y la mejora que se observa en la conectividad entre los dos países en materia de vuelos.
Macri desembarco en Bogotá junto al canciller Jorge Faurie, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. A la comitiva también se sumó el embajador argentino en Colombia, Marcelo Stubrin.
Tras el encuentro con Duque, el Presidente se reunió con la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, enviada especial del presidente Donald Trump a la ceremonia de asunción de Duque. Según revelaron fuentes oficiales, la diplomática se mostró interesada en conocer la opinión del Gobierno “sobre la situación general de la región”. El cierre de la gira fugaz de Macri cerró con un almuerzo junto al presidente de Chile, Sebastián Piñera.