La Cámara Federal porteña ordenó la indagatoria de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el marco de la causa conocida como la “ruta del dinero K” por presunto lavado de dinero en la que está detenido el empresario Lázaro Báez.
Fuentes judiciales informaron que el Tribunal dispuso que se cite a indagatoria a la ex presidenta, quien nunca fue convocada por el juez federal Sebastián Casanello.
Es la cuarta vez, aunque en esta oportunidad con contundencia, que el superior tribunal ordena al juez que la cite, pues cree que Casanello no dio una “respuesta completa” para rechazar la convocatoria a indagatoria.
Casanello hasta el momento evitó citarla pese a los pedidos del fiscal Guillermo Marijuan y de la Oficina Anticorrupción, querellante en el caso, porque considera que la ex mandataria es investigada por los mismos hechos en la causa por fraude en la obra pública a raíz de las licitaciones que dio al empresario Lázaro Báez.
También guarda relación con las causas Hotesur y Los Sauces a raíz del alquiler de plazas hoteleras que hacía Cristina Kirchner y su familia a favor del empresario Báez, y que la Justicia entiende eran retornos de éste tras ser favorecido con obra pública.
La causa en su gran parte está elevada en el Tribunal Oral Federal 4, el cual va a fijar fecha de juicio a fines de octubre próximo, y hay unas veinte personas imputadas entre ellas Báez, Leonardo Fariña, y el financista Federico Elaskar.
“Se corroboró suficientemente la existencia de una estructura -conformada por Báez, que entre el 2010 y 2013, canalizó fondos de origen ilícito a través de una ingeniería financiera, que posibilitó la expatriación de una suma cercana a los sesenta millones de dólares y luego la repatriación parcial de unos treinta y dos millones de esa moneda que terminaron contabilizados en Austral Construcciones S.A. además de la adquisición de bienes y servicios”, señalaron los jueces.
El Tribunal tuvo en cuenta que en todas esas causas se repiten Lázaro Báez y Cristina Kirchner y la relación de “prestanombre” del primero para con el segundo “porque dado el grado de exposición de quien entonces detentaba la primera magistratura del país el dinero o los bienes no podían quedar registrados a su nombre”.
“Siendo eso así, la lógica indica que la explicación de la enorme masa dineraria que manejó Báez debe rastrearse en el rol que cumplió en los negocios delictivos de Fernández”, sostuvo Irurzun en su voto.
El juez recordó que otras personas del “entorno” vinculados a la maniobra también fueron implicadas: el ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray; la ex procuradora del Tesoro Nacional Angelina Abbona; y el entonces titular de la unidad fiscal anti lavado Carlos Gonella.
Irurzun votó por hacer lugar al pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) “debiéndose fijar la fecha de la audiencia” de la indagatoria ordenada de Cristina Kirchner.