A propósito de las últimas acusaciones de corrupción durante la gestión anterior, la santafesina Lucila Lehmann presentó un proyecto para cambiar la denominación del Centro Cultural Kirchner.
La idea surgió al principio de la gestión de Cambiemos, pero el titular de Medios, Hernán Lombardi, aclaró que cualquier decisión en ese sentido debería ser propuesta por el Congreso de la Nación, cuando llegara el momento. Y pareciera haber llegado, para algunos diputados del oficialismo.
Lo acaba de proponer la diputada nacional de la Coalición Cívica Lucila Lehmann, quien acaba de presentar un proyecto de ley para recuperar el nombre original del centro cultural más grande de la Argentina, por el de “Centro Cultural del Bicentenario”.
Según la legisladora, la promulgación de la Leyley 26.794, que impulso el gobierno de Cristina Kirchner, “no ha contribuido a la unión de los argentinos sino, por el contrario, ha profundizado su división”.
“Las actuales investigaciones penales que desmenuzan una trama de corrupción vinculada con la anterior gestión de gobierno, hacen que sea impropio seguir manteniendo el nombre del ex presidente”, aseguro la diputada nacional.
Lehmann agregó que “se ha hecho un excesivo culto a la personalidad de Néstor Kirchner ya que se puso su nombre en infinidad de obras públicas, la mayoría símbolo de la corrupción kirchnerista”
El proyecto de ley de Lucila Lehmann es acompañado por diputados que integran el frente Cambiemos, como Cornelia Smith-Liermann, Lucas Incicco y Pablo Torello del PRO, Marcela Campagnoli y Javier Campos de la Coalición Cívica y Hugo Marcucci de la UCR.
En los fundamentos del proyecto se destaca la necesidad de “recuperar el espíritu que impulsó la idea de hacer gran centro cultural con motivo del bicentenario de la Revolución de Mayo, génesis de nuestra nación. Ese espíritu no puede teñirse de divisiones partidarias ni mucho menos de controvertidos y circunstanciales referentes políticos”.

Ni el busto

En Morón no quieren nada que tenga que ver con el Kirchnerismo, por eso van por todos los rastros de la ex gestión. En este caso, los concejales de Cambiemos proponen sacar el busto de Néstor Kirchner de la plaza del distrito, colocado en 2013 por el entonces intendente, Lucas Ghi.
La presidenta del Concejo Deliberante, Analía Zappulla es quien encabeza la propuesta, lo hizo público a través de su cuenta de Twitter donde sostuvo: “No queremos un monumento a la corrupción en la plaza San Martín de Morón. Por eso, los concejales de Ramiro Tagliaferro presentamos un proyecto para sacar el busto de Néstor Kirchner, que homenajea a la encarnación de la corrupción y el uso del Estado para el enriquecimiento personal”. “Kirchner va camino a convertirse en símbolo de la corrupción obscena”, señaló la concejala.
Entre los fundamentos de la remoción, Cambiemos apuntó: “Morón debe honrar la honestidad, debe tener en sus espacios públicos símbolos que le recuerden el camino a seguir, no debe tener en su plaza más importante la encarnación de la corrupción y el uso del Estado para el enriquecimiento personal”.
Zappulla indicó también que “la pretensión de convertir, de modo prematuro, a un líder de un sector en un prócer nacional entraña una práctica más propia del totalitarismo que de la democracia, cuyo sueño sectario es imponer a todos la preferencia de una parcialidad”.
Y agregó: “Este homenaje se hizo sin ninguna perspectiva histórica y claramente respondía más a la necesidad política partidaria de los que gobernaban en ese momento el distrito de Morón, y que recientemente se habían incorporado al kirchnerismo”.