Las dos principales construcciones en Sierra Grande -pavimentación a Playas Doradas y viviendas- están paralizadas por indefiniciones de Nación y su intendente Nelson Iribarren expone su enojo y su impotencia. “Estoy evaluando retirar la demanda contra la ley antinuclear. Ya lo hablé con el abogado. Si esto ocurre con obras simples y avanzadas, no quiero ni pensar lo que ocurrirá con un megaproyecto, como una central nuclear”, sostuvo Iribarren, aludiendo a las frustrantes gestiones para concluir con las 40 viviendas asumidas por el municipio en el 2016 y la finalización de la pavimentación a Playas Doradas. Ambas obras hoy están paralizadas y el jefe comunal culpa a Nación por su letargo’. Con decepción, Iribarren analiza abandonar su plan nuclear, que incluyó en abril una demanda en la Justicia contra la ley antinuclear y persistir con el proyecto nacional de una central en su municipio. Actualmente, sus preocupaciones se centraron en la detención de las construcciones del plan de las 40 viviendas y la pavimentación de la Ruta 5. Iribarren definió la “dilación” como “agónica”.