Actualmente, la Ordenanza 4.981 establece la prohibición de canes en el sector costero de Puerto Madryn, presencia que se encuentra estrictamente regulada por horarios en los que los dueños pueden pasear a sus mascotas por la zona de asfalto, pero que a la vez está absolutamente vedada en la playa.
Esto último se debe, principalmente, a motivos sanitarios y de seguridad, teniendo en cuenta la importante cantidad de chicos que, junto a su familia, utilizan esos sectores para realizar actividades de esparcimiento y disfrutar de la naturaleza.
En este ámbito, recientemente ocurrió un hecho en las inmediaciones de uno de los principales paradores costeros, donde un perro que se encontraba deambulando por la playa comenzó a correr, de un momento a otro, a tres chicos e intentó morder a uno, destrozándole parte del pantalón; la situación afortunadamente no pasó a mayores, pero varios vecinos volvieron a denunciar la presencia de perros en la playa; no los callejeros, sino los que son llevados por sus propios dueños, a pesar de los carteles que recuerdan la normativa vigente.

Prohibido durante todo el año

La situación llevó a que, desde el Concejo Deliberante, la edil Claudia Bard elaborara una Comunicación, la cual fue respaldada de forma unánime por sus pares, recordando el incumplimiento actual de la Ordenanza por parte de los vecinos e instando a que se realicen más controles, de cara a la temporada estival; ello, sin dejar de hacer hincapié en la necesidad de una mayor concientización, por parte de quienes tienen mascotas, de la prohibición que rige y de las multas que aplican para tal caso.
El documento tuvo en cuenta que “la Carta Orgánica Municipal establece que este municipio desarrollara actividades de prevención y control de riesgos asociados a la salud de la población” y que “hemos constatado el permanente incumplimiento de lo normado por la Ordenanza (4.981)”, agregando que la misma prohíbe “expresamente la circulación de perros en la zona de playa comprendida entre el ex camping El Golfito y el muelle Almirante Storni, durante todo el año”.

Pedido a la comunidad

Por otra parte, la concejala señaló, en la comunicación, que “hemos recibido quejas por parte de los vecinos de nuestra ciudad ante la constante presencia de canes en la zona de playa” y que “los perros eliminan, a través de la materia fecal, huevos que contienen las larvas de distintos parásitos”, las cuales “encuentran en la arena un medio propicio para desarrollar su ciclo parasitario en el humano, llegando a producir enfermedades en las personas, donde los más afectados son los niños”.
Además, remarcó que “se pide a la comunidad el cumplimiento de la Ordenanza vigente, la cual está difundida mediante cartelería a lo largo del frente costero”.

Más gente en la playa por el clima

En diálogo con el Diario, Bard mencionó que “la idea es poner sobre aviso al Ejecutivo de que se dé cumplimiento a esta Ordenanza, que apuntan a que no accedan a la playa los animales domésticos” y fundamentó que “empieza la temporada de buen clima y demás, y la gente lleva los chicos a la playa y la arena; esta última ya está muy contaminada, de por sí, con colillas de cigarrillos y restos de basura, entre otras cuestiones, además de que creemos que si siguen yendo los perros como hasta ahora, puede haber otros inconvenientes ligados a la contaminación”.
A su vez, recordó que “hace unos días se vivió un episodio en la playa, de perros queriendo morder a chicos; se supone que, si el perro está con su dueño, eso no debería pasar pero lamentablemente ocurre” y añadió que “creemos que lo más importante es lo que tiene que ver con la contaminación de la arena, ya que hay nenes chiquitos que tal vez se la meten en la boca; para evitar cualquier inconveniente, ponemos en sobreaviso, ya que hemos visto que durante los últimos días de buen clima, dicha Ordenanza no se estaba cumpliendo”.

Municipalidad de Puerto Madryn