Los Aportes del Tesoro Nacional prometen ser objeto de una batalla en el Congreso. El oficialismo logró un gesto político de gobernadores para lograr el Presupuesto, pero las Provincias reclaman la eliminación de los ATN. Esta es una herramienta discrecional que la Casa Rosada quiere mantener y que suele estar sospechada de tener un uso político arbitrario. Los distritos más favorecidos fueron los gobernados por Cambiemos y aliados.
El presidente Mauricio Macri de a poco comienza a recibir presión de los gobernadores para que elimine los Aportes del Tesoro Nacional (ATN). No sólo los gobernadores reclaman eliminar este poder para la Rosada, sino que el FMI también pidió un ajuste por esa vía.
“Son 2000 millones de pesos de ATN y estamos discutiendo por un ajuste de más de $ 300 mil millones… La verdad que no sé que va a pasar con los aportes”, manifestó una fuente de oficialismo, ayer, luego de que Macri recibiera a los gobernadores para discutir el Presupuesto 2019. En 2017, los ATN sumaron $ 5000 millones y este año bajaron el monto. Pero las provincias vienen reclamando para que el Presidente no cuente con una herramienta discrecional durante las elecciones de 2019. De hecho, muchas de las discusiones en torno al Presupuesto giran en torno a presiones de mandatarios que buscan que Macri pague un costo con el electorado, como las retenciones.

Control con billetera

Los gobernadores aseguran que van a insistir para que supriman los ATN y en Nación saben que tendrán que dar esa discusión en el Congreso. “Desde el principio se pidió eso, pero el Gobierno lo quiere tener para cualquier contingencia que ocurra en distintos lugares, como por ejemplo, inundaciones”, comentaron fuentes oficiales. Desde otra provincia agregaron: “Macri hace política con los ATN”. De hecho, ese es un reclamo que se hace a todos los gobiernos: el manejo discrecional de los aportes del tesoro, en lo que puede generar cierta dependencia de los mandatarios.
Ante la falta de votos en el Congreso, el oficialismo tendrá que analizar cada uno de estos reclamos. Para sumar los apoyos de diputados y senadores de provincias peronistas, Macri deberá evaluar esos cuestionamientos y en el listado figuran los ATN. Es parte de una negociación que comenzará desde hoy, cuando el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, comience a trabajar en tándem con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y los legisladores radicales Mario Negri y Luis Naidenoff para sumar los votos.

Sumando voluntades

Hasta ahora la Casa Rosada parece contar con el apoyo de un sector de la mayoría de los gobernadores, tales como Juan Manuel Urtubey (Salta) y Omar Gutiérrez (Neuquén), quienes participaron de la conferencia de prensa con Frigerio y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Pero hay otros mandatarios como Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Carlos Verna (La Pampa), Alberto Rodríguez Saa (San Luis), Gildo Insfrán (Formosa) y Lucía Corpacci (Catamarca), quienes antes de llegar a la Rosada participaron de una convocatoria con la CGT y expresaron fuertes diferencias.
Los ATN no son sólo un reclamo interno, de los gobernadores. También son parte de los requerimientos externos que llegan a Macri. El FMI planteó a la Casa Rosada, en el reporte del staff que selló el crédito Stand-By. Allí el Fondo recomienda reducir las transferencias discrecionales a las provincias, de modo tal que los distritos también reduzcan sus gastos distritales.

Reparto discrecional

Entre 2016 y el 16 de agosto de este año, la Casa Rosada repartió en Aportes del Tesoro Nacional (ATN) unos $ 3.971.785.100 a los gobiernos provinciales. A casi todos menos uno, la Santa Cruz de Alicia Kirchner. A las intendencias del distrito, en cambio, sí les transfirieron dinero que no pasó por las manos de la mandataria.
El 17,6% de esa torta, unos $ 700 millones, fue para Neuquén, gobernada por el localista MPN, con importantes inyecciones en los primeros dos años de macrismo y muy poco en los últimos meses. En segundo lugar del ranking, con $ 503.000.002 (el 12,7%) aparece la Jujuy del radical Gerardo Morales. Completa el podio la Tierra del Fuego de la peronista Rosana Bertone, a quien el ministerio del Interior de Rogelio Frigerio le transfirió $ 498 millones. No obstante, a esta altura del año no recibió ni un peso.
Los gobernadores ahora reclaman su eliminación por temor a un reparto injusto en época de campaña. Algo de razón para desconfiar pueden darles las cuentas del año pasado. De las cuatro gobernaciones más beneficiadas durante las últimas legislativas, tres de ellas pertenecen a Cambiemos: Jujuy (primera, por lejos, con $ 450 millones); la Buenos Aires de María Eugenia Vidal; y Mendoza, de Alfredo Cornejo. La tríada oficialista obtuvo el 46,8% de los $ 1.876.900.000 repartidos entre todas las provincias en el año electoral.
Volviendo a la serie histórica, desde 2016, recién en cuarto lugar aparece la provincia más populosa, Buenos Aires, con un total de $438.500.041, lo que representa el 11% de todo lo enviado por Nación a las provincias. No obstante, Vidal es la que más fondos recibió este año: unos $ 228.500.000 de los más de los $ 557 millones distribuidos en los últimos 8 meses.

Los más beneficiados

Continúan Misiones ($ 305.000.023); y las administraciones de Cambiemos de Corrientes ($ 266.500.000) y Mendoza ($ 230.000.002). En el fondo de la tabla, sin tener en cuenta Santa Cruz que quedó directamente afuera, están Río Negro ($ 12 millones, el 0,3%), Entre Ríos ($ 28 millones), La Pampa, Santa Fe y Catamarca (con $40 millones cada una).
Toda la serie estadística fue compartida por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, en su último informe de gestión al Congreso, respondido la semana pasada por escrito ya que suspendió su visita al recinto. El fondo de los ATN, nacido en 1988, se creó para que el Estado distribuyera ante “situaciones de emergencia y desequilibrios financieros”. El menemismo los usó con una discrecionalidad política que, años después, el kirchnerismo terminó de perfeccionar.

Para tapar los rojos

El Gobierno nacional redujo un tercio la cantidad de fondos destinados para desequilibrios en las cuentas públicas de las provincias y para casos de emergencia. Se trata de los envíos de Aportes del Tesoro Nacional, que en 2017 fueron en total 3.171 millones de pesos, 32,8% menos que el año anterior. Este año, admiten desde la Casa Rosada, el recorte será incluso mayor, ya que hay presupuestados hasta 2.000 millones de pesos.
Este tipo de envíos, que históricamente fueron observados como los giros más “discrecionales” dentro de los fondos no automáticos, también sufrió cambios por el rebalanceo de la relación financiera entre la Nación y las provincias. Muy pocos gobernadores fueron los que percibieron más ATN en la comparación con 2016 y en esos casos generalmente se trata de provincias cuya situación financiera empeoró, por lo que necesitaron mayores auxilios nacionales. Con los datos publicados en distintos informes oficiales, solo Jujuy, Chubut, Corrientes, Río Negro, San Juan, Santa Cruz y Santiago del Estero tuvieron variaciones positivas de reparto de ATN.

Gobierno de Chubut