En medio de las negociaciones para poder destrabar el conflicto con las provincias y lograr la aprobación de la Ley de Presupuesto 2019, una de las herramientas que aparece con un acuerdo casi total de las partes, es el aumento de la alícuota aplicable sobre los Bienes Personales en el exterior. La alícuota pasaría a ser del 1% a partir del próximo año.
La última Ley de Sinceramiento fiscal disminuyó la alícuota de este impuesto al 0,25% a partir del período fiscal 2018, aplicable a todos los bienes gravados, sin discriminar si los mismos se encuentran radicados en el país o en el exterior.
Desde el gobierno justifican que este cambio sería un incentivo para que los 100.000 millones de dólares de fondos que se estiman hay en el exterior, sean repatriados al país.

Frigerio argumenta

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio analizó la crisis actual y dijo que el Gobierno tiene que avanzar rápido hacia “una agenda del desarrollo”.
En ese sentido, aseguró que se está analizando en gravar las propiedades que los argentinos tengan en el exterior. “Es una propuesta que se está analizando. Poner un impuesto a los argentinos en el exterior”, dijo y agregó que “es un momento complicado y tratamos que quienes más tengan, hagan un aporte mayor”.
Frigerio destacó que existe “plena conciencia” de que el país no puede seguir “viviendo de prestado”.
“Estamos despejando cualquier duda respecto del financiamiento hasta 2020 en un momento difícil del mercado. Hace ya meses que prácticamente no entran dólares en la región y en la gran mayoría de los países emergentes”, sostuvo.

Alejando las inversiones

De ser confirmada esta medida, generará una mayor inequidad e incertidumbre fiscal a la actual, lo que aleja del país a futuros inversionistas y emprendedores. La seguridad jurídica y la igualdad fiscal son 2 ejes fundamentales para atraer inversiones, y alentar a los emprendedores a desarrollar sus proyectos en el país.
En Argentina ambos principios están lesionados, y estas medidas los empeorarían ya que quienes entraron en el último blanqueo, y a quienes se les garantizó por ley una disminución del impuesto sobre los bienes personales, como beneficio para que se adhieran a la amnistía fiscal, perderán el beneficio obtenido.
Aquellos contribuyentes que poseen bienes gravados en el exterior, pagarían 4 veces más que quienes poseen los mismos bienes, pero en el país, esto es un ataque directo a la igualdad impositiva que debe conservar un país para poder sentar las bases de un crecimiento estructural.

Gobierno de Chubut