Tras la conversación telefónica que mantuvo el presidente Mauricio Macri con su par de Estados Unidos, Donald Trump, se conoció hoy que el gobierno argentino está negociando con el Departamento del Tesoro del país norteamericano una línea de crédito contingente, que tendría como objetivo central estabilizar el peso y poder dar un golpe de efecto para quebrar la desconfianza y dudas de los mercados.

De esta manera, el espaldarazo anunciado por Trump en la víspera se concretaría físicamente con un préstamo de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares. Vale aclarar que con esta iniciativa Estados Unidos estaría haciendo un juego político en contra de Turquía y otros países que se oponen a las políticas actuales del país norteamericano, ya que sólo presta colaboración a sus “amigos”.

Cabe recordar que ayer el titular de la Casa Blanca había manifestado ayer que “la Argentina es un socio estratégico de los Estados Unidos, y el presidente Mauricio Macri está haciendo un excelente trabajo frente a las dificultades económicas y financieras”.