La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) denunció que los cigarrillos electrónicos, tabaco sin combustión o vaporizadores, se están utilizando para captar a nuevos potenciales fumadores entre los jóvenes y adolescentes.
La organización se ha pronunciado así aludiendo a un estudio publicado en la revista “The New England Journal of Medicine” y de la aparición de campañas impulsadas por la industria tabacalera en las que, según expresó SEPAR, se estaría promoviendo su uso a través de ‘influencers’ y redes sociales.
Del mismo modo, hizo público este posicionamiento tras la voz de alerta dada recientemente por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) que considera que la política de distribución de estas empresas provoca que se perpetúe el acceso de los jóvenes a los productos del tabaco.
“El uso de los e-cigarrillos entre los jóvenes se está convirtiendo en un nuevo problema de salud pública, que puede tener efectos en las futuras generaciones, porque los e-cigarrillos electrónicos no son inocuos. También van provistos de nicotina y otros compuestos que se inhalan al vapear y que pueden dañar la salud respiratoria”, afirmó el presidente de SEPAR, Carlos A. Jiménez Ruiz.
En este punto, el experto insistió en que la evidencia científica existente respecto a los cigarrillos electrónicos hasta el momento es “controvertida” y, actualmente, no se puede afirmar que sea una alternativa “menos dañina” que el tabaco.