El ministro de Familia de Chubut, Martín Bortagaray, habría presentado el lunes a la tarde su renuncia al cargo y ahora el gobernador Mariano Arcioni debería resolver si la acepta.
Bortagaray habría esgrimido razones personales, como es de forma, al redactar una dimisión, pero guardaría relación estrecha con la aparición de su nombre en la investigación de la causa de corrupción por retornos en la obra pública.
El ex funcionario de la Unidad Gobernador, Diego Luthers, declaró el viernes ante el juez y reveló que Bortagaray, cuando era titular del Instituto Provincial de la Vivienda, entregaba a Diego Correa un listado de empresas a las que se les debían pagar certificaciones de obra.
El gobernador Arcioni tomó conocimiento inmediatamente de la decisión del funcionario provincial y estaría evaluando su aceptación y los posibles dirigentes para reemplazar al titular de una cartera sensible como la social.
La salida de Bortagaray no sería la única del Gabinete de Arcioni ya que en las próximas horas el mandatario provincial le pediría a todo su staff, tener las manos libres, para evaluar una oxigenación del equipo gubernamental.
El ministro de Gobierno, Federico Massoni, reconoció que Arcioni evalúa permanentemente el funcionamiento de cada área y en función de eso puede requerir cambios en determinadas carteras. Dijo además que la renuncia de los funcionarios siempre debe estar a disposición para que quien conduce la gestión no tenga condicionamientos.

Gobierno de Chubut