El ex vicepresidente Amado Boudou y el empresario José María Núñez Carmona recurrirán a la Corte Suprema de Justicia intentando conseguir la excarcelación tras haber sido condenados a cinco años y diez meses y cinco años y seis meses de prisión, respectivamente, por la compra de la ex Ciccone Calcográfica.
Núñez Carmona ya apeló un fallo de la Cámara Federal de Casación que rechazó su planteo y mediante un recurso extraordinario intentará ahora que intervenga la Corte Suprema de Justicia.
En tanto, ya la Sala IV del Tribunal rechazó la apelación de Boudou por lo que el ex funcionario interpondrá un recurso de queja para llegar a la Corte Suprema de Justicia.
Boudou fue condenado por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho, y el Tribunal Federal 4 le impuso una pena de cinco años y 10 meses de prisión.
Núñez Carmona, a su vez, fue condenado por el mismo delito a cinco años y 6 meses de prisión.
Al disponer la inmediata detención que solicitó la Unidad de Información Financiera (UIF), querellante en el caso, el Tribunal consideró que existe peligro de fuga pero también posible entorpecimiento de la investigación puesto que durante la instrucción hubo denuncias sobre amenazas a testigos.

El caso

El proceso oral comenzó el pasado 3 de octubre y, además de Boudou, fueron juzgados su amigo, el empresario José María Núñez Carmona; el abogado Alejandro Vanderbroele, titular de The Old Fund; a Rafael Resnnick Brenner, jefe de asesores de la AFIP; Guido Forcieri, exfuncionario del Ministerio de Economía; y Nicolás Ciccone, antiguo dueño de la empresa.
El exvicepresidente fue condenado por negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho. También fue condenado Núñez Carmona a 5 años y seis meses de prisión, mientras que Vandrebroele recibió dos años en suspenso y tres de tareas comunitarias.
Según la acusación, mientras ocupaba el cargo de ministro de Economía, Boudou -a través de su amigo Carmona y el abogado Vandenbroele como intermediarios- se interesó por la adquisición del 70 por ciento de las acciones de la quebrada compañía encargada de la impresión de papel moneda, por lo que puso en marcha su salvataje.
Los jueces encontraron a Boudou “autor penalmente responsable de los delitos de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública” y lo condenaron a la pena de 5 años y 10 meses, inhabilitación especial perpetua y una multa de 90 mil pesos.
Tras la lectura del fallo, Boudou saludó a Núñez Carmona y a sus abogados y fue esposado para su inmediato traslado a la Unidad 29, alcaldía de Comodoro Py.
Antes del veredicto, el ex compañero de fórmula de Cristina Kirchner había brindado por la mañana sus últimas palabras: “Estoy acá”, dijo para rechazar que existiera peligro de fuga y anticipándose a la orden de detención.