El pasado fin de semana, el Gimnasio “Mariano Riquelme” del Club Ferrocarril Patagónico, recibió la Clínica Reválida de entrenadores de basquetbol de Chubut.
Como disertantes, se encontraron Nicolás Casalánguida, Raúl Rimoli y Emiliano Barbosa, quienes antes más de 60 coach de la provincia, compartieron sus conocimientos durante dos jornadas de actividades.

Transmitiendo experiencia

Luego de la Clínica Reválida dictada en Puerto Madryn, precisamente en el Gimnasio “Mariano Riquelme” del Club Ferrocarril Patagónico, El Diario dialogó con los entrenadores disertantes del evento, organizado por ENEBA Chubut y la Federación de Basquetbol del Chubut.
Uno de los protagonistas, fue el comodorense hoy en día entrenador de Atenas de Córdoba, Nicolás Casalánguida, quien comentó al respecto de la Clínica que “el evento reunió a más de 60 entrenadores, algunos de mucha experiencia, otros jóvenes. Pero hay que valorizar a Bruno Echegaray como director de ENEBA Chubut y a la Federación que ha hecho posible que los entrenadores se capaciten, que es lo que nos interesa”.
El coach con formación en Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, destacó la participación de los entrenadores en sus exposiciones, al decir que “a un disertante, que haya tanta participación, es un motivo de satisfacción porque quiere decir que el tema interesa, que se ven reflejados con lo que se está hablando y con lo que se está compartiendo. Trato de que mis disertaciones sean dinámicas para la gente que viene a escucharlas. Me gustó bastante eso”.
Sumando que “espero que los entrenadores se vayan con un contenido nuevo, con deseo de seguir aprendiendo. Lo más importante de este tipo de encuentros, es que haya deseos de crecer, de estudiar, de analizar y de trabajar. Si eso se genera, me vuelvo contento a mi casa”.
En la Reválida, estuvieron presentes entrenadoras del básquetbol femenino, como asi tambien estudiantes del Curso de Entrenadores, sobre lo cual, consultado por la presencia femenina, Nicolás aseveró que “me gusta mucho que haya presencia femenina. Creo que todavía hay barreras que separan a la mujer del hombre en varios rubros, no solo en el basquetbol. Se está paleando esa diferencia. Hay muchas mujeres capacitadas para trabajar en la alta competencia, que por cuestiones de nuestra incapacidad para relacionar la mujer con el varón, no le damos lugar a la mujer”.
Agregando que “creo que hay mujeres que están incluso mucho más capacitadas que hombres para asumir cargos importantes en la toma de decisión, en la alta competencia y este es el fiel reflejo que las mujeres se están preparando y que hay otras muy bien preparadas. Porque no, a la brevedad, tendremos a una argentina conduciendo algún equipo de varones como sucede en otros lugares. No hay una limitación de género”, puntualizó Casalánguida.
Durante sus disertaciones, Casalánguida trabajó en campo con los jugadores de la Selección Chubut en U-17 y U-13, por lo que consultado al nivel de juego de los jovencitos, analizó que “no los vi tan bien en algunos aspectos, veo que deben seguir evolucionando en muchos aspectos, trabajamos algunas cosas básicas y veo que deben seguir entrenando. Creo que a la edad de U-16/U-17, el tiempo de trabajo en cancha es vital, es tener muchas horas de entrenamiento físico y técnico es vital”. Detalló que “hay que entrenarlos bien físicamente y técnicamente, le estamos dando mucha importancia al trabajo táctico, creo que es un error que cometemos los entrenadores a nivel formativo y que le damos menos importancia al trabajo físico, que al trabajo técnico. Ahí debemos puntualizar. No solo hablo de Chubut, sino que hablo a nivel general”.
Por último, el coach valoró que “el placer es mío, estar en la provincia, va mi agradecimiento. Se habló de liderazgo, con gente interesada que no solo trabaja en el basquetbol sino tambien en otros rubros y que pudo sacar cosas de gestión de equipos de alta competencia para distintos trabajos”.

Rimoli, desde Banco Provincia a Madryn

Raúl Rimoli, por su parte, es un entrenador de dilata trayectoria en el basquetbol, con más de 40 años en esta disciplina, con enorme experiencia y que, llegó una vez más a la provincia para compartir sus conocimientos. “Estoy muy feliz, es la segunda vez que estoy en Puerto Madryn dictando una capacitación para entrenadores, me siento muy cómodo, muy feliz. Aprovechando la Clínica para aprender yo, en un deporte que avanza día a día, es importante estar capacitado en un deporte tan dinámico como el basquetbol y disfrutando de la pasión y el amor que siento por este deporte” , destacó.
El coach, busca compartir su pasión por este deporte, incluso, hasta en sus palabras; y eso se nota: “cuando uno ama lo que hace, no lo padece, lo disfruta. Como yo disfruto de hacer esto, cuando tengo a mis jugadores, lo primero que les digo es que, si ´ustedes aman esto, y yo también lo amo, es imposible que la pasemos mal´. Y eso no tiene que ver con la exigencia del entrenamiento, sino que tiene que ver con una cadena de valores que tratamos de transmitirle a los jugadores para que dentro de una cancha de básquet, haciendo deporte y haciendo algo que les guste, la pasen bien” , dijo Raúl.
En cuanto a los temas abordados en la Reválida, Rímoli detalló que “hablamos de técnica individual, creo que es fundamental para el desarrollo de los jóvenes deportistas, algo que está un poco abandonado o dejado de lado por los entrenadores, que quizás dominen mucho más la táctica; pero `para el basquetbol, que es un juego muy táctico, para poder dominar la táctica, hay que dominar la técnica. Sin técnica no hay táctica y sin táctica no hay básquet. Trabajamos fundamentos, que es la llave que abre los problemas que uno pueda tener durante un partido”.
“La técnica es el cómo se hacen las cosas, como ejecutas un buen dribbling, un pase, un lanzamiento. Si el jugador no piensa en desarrollarse como un jugador completo, dominado esos aspectos, es muy difícil que se llegue a la táctica. Y eso es lo que hay que tratar de transmitirles a los entrenadores más jóvenes, que quizás el entrenamientos de la técnica no reditúe tanto, pero eso es lo que a largo plazo, garantiza ser un jugador mediocre o un gran jugador”, destacó.
En cuanto a la devolución que tuvieron sus charlas, Raúl recordó que “abrí la clínica con un bloque teórico, destaco la gran pasión que los entrenadores sienten por el basquet, por el respeto con el que estuvieron”.
“Yo trato de llegarle al corazón del entrenador, no solo a su cabeza, sino al corazón, para que sientan que lo que uno les dice, son reales. En ese aspecto, me saco el sombrero, porque me han demostrado un respeto maravilloso”, puntualizó.

DXTV