Clic para ampliar

Según reveló el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), en junio pasado se registraron 420.740 obreros, lo que implica una disminución del 1,2% frente a mayo. En la comparación interanual mostró un crecimiento de 2,9%, la peor marca de los últimos 16 meses, y el segundo recorte de incremento consecutivo.
La caída del empleo en este sector se verificó en 20 de 25 jurisdicciones, pero Córdoba fue la más afectada. En la provincia de Juan Schiaretti se perdieron casi 1 de 5 puestos. Le siguieron en importancia las provincias de Río Negro y Neuquén las cuales, en conjunto con Chubut, explicaron casi un 26% de la disminución bruta del empleo.
En desaceleración permanente o con el freno de mano puesto. Así se puede resumir al empleo en la construcción, que por segundo mes consecutivo mostró una caída en la cantidad de puestos de trabajo y la menor tasa de crecimiento interanual desde febrero de 2017.

Impacto en la Patagonia

“Esta evolución resultaba previsible y se encuentra en línea con lo observado en otros indicadores de actividad sectorial, como por ejemplo el consumo de cemento, a la vez que se vio impulsada por el componente estacional vinculado a la menor ejecución de obras que se realizan durante el período invernal, especialmente en la Patagonia”, destacó el reporte del Ieric.
Los últimos datos de consumo de cemento revelan un retroceso de 6,3% interanual, la baja más importante desde octubre de 2016, y apenas por encima de los registros de 2014.
En este marco, el segundo trimestre cerró con un promedio de ocupación de 424.214 puestos de trabajo registrados, lo que equivale a un nivel 1,1% superior al verificado durante los primeros tres meses del 2018. “También en esta dimensión la comparativa interanual exhibió una desaceleración en relación con el ritmo de crecimiento observado en períodos anteriores, coincidiendo con la dinámica del consumo de cemento, particularmente de los despachos a granel”, aclaró el análisis.
A pesar de la crisis que empieza a evidenciar el sector, el Instituto remarcó que la construcción todavía mantiene un volumen de empleo en niveles históricos, por arriba de los 400.000 puestos.

Expulsan mano de obra

El dato negativo también se reflejó en la cantidad de obreros por empresa, donde se detectó una contracción en los planteles de las firmas, pero no con una disminución en el número total de empleadores. “La cantidad de empresas con plantel igual o superior a los 500 trabajadores registrados disminuyó nuevamente en junio, marcando así tres meses consecutivos de contracción”, resaltó el trabajo estadístico.
En junio se contabilizaron 14,3 trabajadores promedio por constructora. “Tanto la evolución del consumo de cemento como la dinámica del empleo según tamaño de firma, estarían indicando que son los proyectos de mayor tamaño relativo los que están exhibiendo una dinámica más desfavorable”, agregó.

El dólar contagia la suba y los materiales de construcción

La transferencia de la disparada de la cotización del dólar a los precios de la economía doméstica no tarda en hacerse ver. Ahora, empresarios advierten sobre importantes subas en los materiales de la construcción.
Fuentes de la Cámara Argentina de la Construcción advirtieron la devaluación repentina provocó una suspensión en la entrega de insumos.
“Inmediatamente, con saltos tan bruscos y sin mucho análisis técnico que hacer, los proveedores no venden porque no saben a qué precios van a tener que reponer”, explicaron.
Los insumos dolarizados como el hierro o los materiales eléctricos son los que primero dejan de poder comprar en lo inmediato.
Incluso, la situación pondría en peligro el despliegue de la obra pública. Así lo indica Mario Yaser, presidente del Círculo de Constructores del Mendoza.
El empresario afirma que están “alertas porque es muy probable que la obra pública se tenga que parar, porque se ha producido una ruptura de la ecuación económica”, indica BAE Negocios.
“No podemos comprar materiales, porque el hierro está a valor dólar y el aluminio también. Tenemos colegas que han hecho operaciones y no se las han aceptado o que les han enviado notas de débito cobrando diferenciales”, explicó Yaser. (Fuente: Ámbito, Bae Negocios)

Gobierno de Chubut