La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner negó las acusaciones por supuesto cobro de sobornos en la obra pública, criticó el accionar del juez Claudio Bonadio y dijo que al haber éste ampliado el tiempo de investigación debía citar al actual presidente Mauricio Macri ya que “se encontraba al frente del grupo empresarial familiar”.
“Se habla aquí de una extensión temporal del objeto procesal de la causa y no se convoca a prestar declaración indagatoria a los dueños de las empresas más importantes del país que supuestamente habrían participado en los episodios que se dice estar investigando. Hasta el 2006 Macri se encontraba al frente del grupo empresario familiar, el cual según los dichos de algún ‘arrepentido’ también habría formado parte de la cartelización de la obra pública”, expresó la exmandataria en un escrito.

Juez enemigo

Cristina aseguró que “para apropiarse del expediente, Bonadio y Stornelli llevaron a cabo una escandalosa maniobra de fórum shopping. Concretamente, evitaron que la causa fuera sorteada fabricando lo que técnicamente se denomina una relación de conexidad, por cierto inexistente”. “Ni siquiera en tiempos de la inquisición se atrevieron a tanto”, añadió al tiempo que afirmó: “Soy juzgada por un juez enemigo o por un no juez”.
En un tramo del escrito, recordó que el juez se contradijo al ampliar el período temporal con lo publicado a través del Centro de Información Judicial (CIJ), el cual es un “medio publicitario dirigido por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, quien brindó a Bonadío directas señales de apoyo”.
Además, se refirió a los allanamientos en su departamento de Capital Federal, donde no se le permitió estar presente a su abogado; y en su casa en El Calafate, porque se extendió en el tiempo de manera ilegítima y deliberada.
“Estamos en presencia de una supuesta investigación que carece de todo contenido jurídico, que se desarrolla con fines que nada tienen que ver con un servicio de administración de justicia y que, de manera torpe, busca distraer la atención de la opinión pública frente a una debacle política, económica y social que ya nadie puede ocultar”, remató en el escrito.
La audiencia duró poco más de veinte minutos y es la segunda vez que la convoca Bonadio en esta causa, y es en función de haber extendido el plazo de investigación desde el 2003 al 2015, cuando antes era desde el 2008.

De Vido pidió el sobreseimiento

El detenido ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido presentó un escrito en el que volvió a negar las acusaciones sobre cobro de sobornos por los que lo acusó el juez federal Claudio Bonadio y pidió su sobreseimiento tras considerar que la causa está plagada de irregularidades.
Mediante un escrito presentado en el juzgado y luego de negarse a contestar preguntas en la indagatoria que se llevó a cabo desde el penal de Marcos Paz donde cumple detención, De Vido cuestionó el inicio de la causa con “fotocopias” de cuadernos del chofer Oscar Centeno y criticó que la imputación en su contra no es clara y precisa.
De Vido criticó que el juez impuso el “secreto Bonadio” al no dejarle ver a sus abogados parte de la causa; y criticó la “imputación desprovista de cualquier referencia de modo, tiempo y lugar”. “Niego total, categórica y absolutamente los hechos que se me estarían atribuyendo”, dijo. “Lo único que resulta ser cierto es que he sido funcionario del Poder Ejecutivo Nacional desde el 2003 al 2015”, ironizó en el escrito.