Cada 27 de septiembre desde 1980 se celebra el Día Mundial del Turismo, en este marco, los Parques Nacionales renuevan el compromiso con el desarrollo sustentable a través de experiencias ecoturísticas y presentaron cuatro actividades para explorar de una manera diferente las áreas protegidas declaradas por la UNESCO como Sitio Patrimonio Mundial. Desde la adrenalina de navegar entre los saltos del Iguazú hasta la emoción de caminar sobre el imponente Perito Moreno en Los Glaciares, estas son las actividades para agendar al momento de planificar las próximas escapadas:

Caminar sobre el gigante helado

Una gran aventura para quienes visiten Los Glaciares, el Parque Nacional más grande de la Argentina, ubicado en la provincia de Santa Cruz.
Partiendo desde el puerto Bajo de las Sombras, el recorrido comienza con un paseo en barco por el Brazo Rico del Lago Argentino y continúa con una caminata por los bosques que lo rodean para culminar con una travesía -que dura cerca de una hora y media- sobre el mismísimo glaciar Perito Moreno, que despliega agujas de hielo, torres, grietas y lagunas de azules increíbles. Al finalizar el paseo se regresa al refugio atravesando el exuberante bosque magallánico. ¡Una experiencia única en el mundo!
Las empresas turísticas autorizadas a prestar este servicio proveen crampones para el calzado y la compañía de guías especializados. No es una marcha muy exigente -pueden realizarla turistas de entre 10 y 65 años- pero requiere calzado apto para trekking, además de ropa de abrigo (en todas las épocas del año), anteojos de sol, protector solar, guantes y gorro.

Aventurarse en las aguas de Iguazú

En un único recorrido es posible explorar la esencia del Parque Nacional Iguazú: la selva paranaense y las maravillosas Cataratas.
La aventura comienza en el Centro de Visitantes del Parque con mayor biodiversidad del país para ingresar a la selva por el sendero Yacaratiá. Se trata de un recorrido vehicular de cinco kilómetros que termina en la base selvática Puerto Macuco, desde donde se desciende cien metros hasta el muelle donde se abordan las lanchas. A partir de allí, los viajeros remontan seis kilómetros del río Iguazú Inferior rumbo al área de cascadas disfrutando de los caudalosos rápidos, con la Garganta del Diablo coronando la vista del cañón.
Los prestadores turísticos proveen bolsas para proteger los objetos personales durante el paseo que está dirigido únicamente a mayores de 12 años. Se recomienda llevar capa de lluvia.

Pasear a la luz de la luna en Talampaya

En las noches de luna llena, los viajeros que visiten el Parque Nacional Talampaya, en la provincia de La Rioja, no deben perderse esta experiencia única: caminar bajo la luz del único satélite natural de la Tierra.
Este paseo nocturno, dirigido a visitantes de todas las edades, dura aproximadamente tres horas y ofrece la posibilidad de observar la flora y fauna de esta área protegida que hace millones de años fue tierra de los dinosaurios más antiguos. La caminata recorre el majestuoso circuito del Cañón de Talampaya, desde la Base Choique hasta el Jardín Botánico.

Navegar rumbo al Alerzal milenario

Un paseo para disfrutar las aguas turquesas que bañan el Parque Nacional Los Alerces, contemplar los imponentes cordones montañosos que las enmarcan y llegar al bosque más antiguo de América del Sur: el Alerzal Milenario.
Partiendo desde Puerto Chucao se navega el Lago Menéndez hasta llegar a Puerto Sagrario e iniciar la caminata de aproximadamente dos kilómetros con dificultad media. Junto al lago Cisne y los rápidos del río del mismo nombre comienzan a emerger algunos alerces jóvenes -que tienen centenares de años- hasta que al final de la senda surge el imponente Alerzal milenario. Aquí se destaca el Alerce Abuelo, uno de los más longevos del bosque: tiene unos 2620 años, mide sesenta metros de altura y más de dos metros de diámetro.

Turismo y ecología

Argentina se transformó en el tercer país americano en crear Parques Nacionales, siguiendo el camino marcado por Estados Unidos y Canadá. El 30 de septiembre de 1934 se sancionó la ley Nº 12.103 que creó, por iniciativa de Exequiel Bustillo, la Administración General de Parques Nacionales y Turismo. Desde entonces, se desarrolló un modelo enfocado en la construcción de infraestructura turística: rutas, caminos, centros urbanos, estaciones de servicio, hosterías, centros de salud y hoteles como el emblemático Llao Llao, que surgieron en los lugares alejados para recibir a los visitantes nacionales y extranjeros, garantizando los servicios básicos para su comodidad.

http://www.andesonline.com/