La implementación del programa impulsado desde la cartera de Educación por el Gobierno Nacional ha cosechado varios rechazos a nivel local; el primero fue el edil Marcelo Gallichio, docente de la Escuela Politécnica de Puerto Madryn, quien advirtió que la iniciativa, que ya se encuentra en marcha, podría hacer desaparecer a las escuelas técnicas.
Por otro lado, distintos gremios que nuclean a los educadores convocaron a una movilización provincial contra “el ajuste de Macri y Arcioni”, repudiando el plan “Secundaria 2030” y advirtiendo que “la educación pública está en peligro”.
Entre los espacios sindicales que participarán de la marcha están la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECh), la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) Chubut.

Sin “planteos sólidos” ni pedagógicos

El programa “Secundaria 2030”, que prevé una reforma educativa profunda, fue duramente cuestionado previamente a que fuera presentado, por parte de docentes de todo el país.
Las modificaciones afectarían la organización de los aprendizajes, la organización docente, el régimen académico y la formación y el acompañamiento serán implementadas en cinco escuelas de Luján a partir del próximo ciclo lectivo y si bien en el ámbito educativo algunas medidas fueron valoradas, principalmente aquellas relacionadas con la organización escolar y las acciones que apuntan a acompañar y contener a los alumnos, también hubo críticas desde diversos sectores.
Un documento elevado al Ministerio de Educación y elaborado por un grupo autoconvocado de investigadores y profesionales de la Educación de once universidades, cuatro institutos del Conicet y tres centros de formación docente, entre otras instituciones, plantearon que la iniciativa “no elabora un planteo sólido desde sus fundamentos pedagógico-didácticos ni epistemológicos, así como tampoco integra recorridos realizados en Argentina y otros países”.

“No es una propuesta innovadora”

Por otro lado, los especialistas señalaron que “Secundaria 2030” no fue discutido previamente con “actores educativos como docentes, equipos directivos, familias, investigadores”, y que el programa “asigna un lugar secundario a los conocimientos disciplinares y carece de consideración didáctica por los conocimientos transversales y la diversidad de situaciones de aprendizaje y aprendices”.
También, objetaron que “no se apoya en los docentes formados tanto en campos disciplinares específicos como en conocimientos pedagógico-didácticos, requisito necesario para una educación que pueda formar a su vez estudiantes críticos y transformadores” y que “no promueve la plasticidad para abordar situaciones imprevistas y hacer uso inteligente de materiales y recursos disponibles en los ambientes próximos”.
La propuesta, a su vez, “no es innovadora, ya que la introducción de soportes informáticos, por un lado, ya ha sido implementada en el país, y, por otro, no se acompaña de propuestas de trabajo en espacios de problemas genuinos, que incluyan materiales, procesos de trabajo abiertos y, por ende, resultados abiertos”, indicaron.

Se desvirtuaría el rol docente

En otro orden, los investigadores y educadores plantearon que fue “llamativo que el proyecto Escuelas del Futuro no haya sido debatido con un amplio abanico de expertos de diversos ámbitos del campo educativo, así como tampoco con aquellos que forman parte del sistema educativo”, y criticaron que la tecnología se sitúa como centro de la transformación educativa, advirtiendo que “pasar demasiadas horas utilizando medios digitales de comunicación perjudica el sano desarrollo de los niños”.
Finalmente, remarcaron que se provoca una modificación del rol docente, desvirtuándolo, “ya que “su tarea queda reducida a la orientación de los alumnos en la ejecución de paquetes educativos prefabricados”.

Gobierno de Chubut