El ex gobernador cordobés José Manuel de la Sota murió a raíz de “un grave traumatismo de cráneo, compatible con el manejo a alta velocidad de su vehículo” que le provocó la “muerte de manera instantánea”, según el informe que arrojó la autopsia que le practicaron.
El cuerpo fue retirado de su vehículo el sábado por la noche y allí comenzó la tarea de establecer los motivos de su muerte, con la correspondiente autopsia, que finalizó este domingo alrededor de las 6 de la mañana.
De acuerdo a un informe oficial, De la Sota falleció por “un grave traumatismo de cráneo, compatible con el manejo a alta velocidad de su vehículo”. En la autopsia también se indicó que la muerte del ex mandatario cordobés se produjo “de manera instantánea”, tras un impacto frontal.
Los restos del ex gobernador fueron velados a cajón cerrado en el Centro Cívico del Bicentenario de la provincia de Córdoba. La ceremonia, que comenzó a las 9 y es abierta al público en general, se prolongaba hasta las 11 de este lunes, cuando el cuerpo sea trasladado al panteón familiar del dirigente peronista.
En el velatorio de De la Sota se encontraban, entre otros, el actual mandatario local, Juan Schiaretti, junto a su esposa, Alejandra Vigo.
“Quise colocar en su féretro la banda de gobernador de la provincia de Córdoba que él me colocara a mí cuando asumí en diciembre para que lo acompañe en su viaje final hacia el cielo, donde seguramente estará acompañando y velando por los cordobeses y los argentinos”, comentó Schiaretti.

Vida política

Gobernador de Córdoba en tres períodos consecutivos, José Manuel de la Sota tenía 68 años. Había nacido el 28 de noviembre de 1949. Era el menor de los dos hijos que tuvieron Arnaldo de la Sota y Adelia María Moriconi. Estaba divorciado y tenía dos hijas.
Se recibió de abogado en la Universidad Nacional de Córdoba, e ingresó en la política a los 24 años, en 1973 el entonces recientemente electo intendente de la ciudad de Córdoba, Juan Carlos Ávalos, lo designó secretario administrativo del presidente del Concejo Deliberante de la capital cordobesa, Miguel Flores.
Tres años después Ávalos dejó la intendencia y fue reemplazado por Flores, que mantuvo a De la Sota como funcionario. A su vez, pocos meses después, Flores fue reemplazado por José Domingo Coronel en marzo de 1975, quien designó a De la Sota como secretario de Gobierno.
Estuvo desaparecido durante la dictadura militar, ya que no figuraba en los listados de detenidos. En su momento, según el propio De la Sota, el Papa Francisco se interesó por varios presos peronistas, entre los que estaba él.
En 1985 fue electo diputado. Dos años después fue electo presidente del Partido Justicialista, pero perdió la gobernación de Córdoba frente a Eduardo Angeloz. Y al año siguiente, el 9 de julio de 1988 acompañó a Antonio Cafiero en la fórmula que cayó en la interna del justicialismo contra Carlos Menem y Eduardo Duhalde.
El 12 de julio 1999 fue electo gobernador de Córdoba y el 27 de abril de 2003 renovó su mandato, que venció en diciembre de 2007. A su vez, el 7 de agosto de 2011 fue electo gobernador por tercera vez.
En 2002, luego de que el entonces presidente Eduardo Duhalde anunciara que no iría por otro mandato, De la Sota fue la primera opción que Duhalde tuvo en mente para su sucesión. Pero su candidatura no logró instalarse y meses después el candidato del presidente fue Néstor Kirchner. Cuando venció su mandato, en 2015, participó de la interna presidencial del Frente Renovador, pero perdió con Sergio Massa.