El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentará hoy en el Congreso el Presupuesto 2019, un proyecto que incluiría un crecimiento económico nulo, una inflación superior al 20%, suba en los fondos sociales, un fuerte ajuste en el gasto y mayores ingresos tributarios, todo en línea con lo acordado con el Fondo Monetario Internacional.
El funcionario nacional hablará ante los diputados de la Comisión de Presupuesto a partir de las 12:30 en el Salón Delia Parodi de la Cámara baja, donde explicará los lineamientos generales del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo Nacional.
En tanto, el jueves el integrante del Gabinete volverá a la misma comisión que encabeza Luciano Laspina (PRO) para dar detalles más específicos del proyecto y responder preguntas de los legisladores.
Voceros oficiales evitaron dar mayores precisiones sobre la denominada Ley de Leyes, que este año adquiere mayor trascendencia porque apuntará a alcanzar el déficit cero para 2019, una de las promesas realizadas por el Gobierno al Fondo.
Entre los trascendidos, figuran: una suba de más del 30% en el gasto social, recorte de más del 20% en obras públicas y crecimiento del 40% en los recursos, debido a subas de retenciones.
Se estima una inflación de 23%, un dólar de 43 pesos y crecimiento 0 por ciento, tras la recesión del 2,5 del año en curso.
También contendría un incremento del 33% en los recursos para las universidades, tras un año con un durísimo conflicto en el sector.

Números conservadores

En ese sentido, el titular del Palacio de Hacienda sí señaló que son números “conservadores”, particularmente “en términos del crecimiento para el año próximo, puesto que se va a finalizar este año con un crecimiento negativo de la economía que va a dar un fuerte arrastre negativo para el año próximo”.
Desde el Ejecutivo esperan tener la ley en noviembre, antes de la Cumbre del G20, y los números que se manejan en esferas oficiales parecen indicar que la proyección realizada por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, es absolutamente posible.
En este sentido, desde el oficialismo esperan contar con el apoyo de 20 de los 24 gobernadores, por lo que sólo mantendrían su oposición el pampeano Carlos Verna, el formoseño Gildo Insfrán, el puntano Alberto Rodríguez Saá y la santacruceña Alicia Kirchner.

Apoyo explícito

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, admitió que el 2018 es un año “dificilísimo”, pero alertó que si el Gobierno nacional no logra aprobar el presupuesto para el año que viene “la crisis se puede profundizar todavía más”.
“Una de las claves por las que nosotros decidimos apoyar la búsqueda de un Presupuesto equilibrado es porque logramos consensuar que no se elimine el incentivo docente, ni la Asignación Universal por Hijo, que no haya recortes en jubilaciones, ni en áreas sociales. Es decir, que el esfuerzo lo hagan otros”, justificó.
“Hay que esperar que la situación se estabilice, porque el problema que tiene hoy la Argentina es que no tiene precios de referencia”, agregó a su análisis.
“La Argentina tiene que trabajar en un marco de previsibilidad, no se pueden estar cambiando las reglas cada 20 minutos”, añadió durante la ronda de preguntas de la prensa, en la capital provincial.

Rechazo rotundo

Por su parte, el ex ministro de Economía y actual diputado nacional por Unidad Ciudadana, Axel Kicillof, criticó con dureza al Gobierno y cuestionó principalmente la política económica de Cambiemos, un día antes de la visita de Dujovne a la Cámara Baja.
En ese contexto, se refirió a la mega devaluación que se registra en 2018 tras la corrida cambiaria iniciada a fines de abril, con un dólar que ya supera los $ 40, y remarcó: “No hay devaluación y corrida cambiaria en la historia de Argentina y de la humanidad tan mal manejada como hizo este Gobierno. Perdimos 20 mil millones de dólares en dos meses”.
“La gente se está cagando de hambre masivamente”, afirmó el legislador en declaraciones al programa “El fin de la metáfora”, que se emite por Radio 10.
Asimismo, el ex funcionario sostuvo que la devaluación del 2014 fue del 22% y que en ese momento se tomaron muchas medidas para cuidar a los sectores populares. “Fue una devaluación chiquita, cuando nos fuimos (en referencia al final del mandato de la ex presidenta Cristina de Kirchner, en diciembre de 2015) el dólar estaba a $ 9,50 y ahora está a $ 40, se multiplicó por 4”. Y agregó: “Sabemos que en Argentina el dólar es la víscera más sensible de los argentinos entonces tomamos nota y tomamos medidas”.
“Este Gobierno sostuvo algunos instrumentos de política de ingreso sobre los sectores más vulnerables. Si no hay nada de política de ingresos por abajo te pasa lo del 2001 que es que la gente se caga de hambre masivamente, cosa que está pasando”, insistió el exministro de Economía.

Nueve puntos de negociación

Con la nueva coyuntura económica y cambiaria, el Gobierno apunta a alcanzar déficit cero para 2019.
El gobierno plantea un ajuste para el año próximo de $ 500.000 millones.
Cerca de $ 100.000 millones serán recortados a las provincias.
Los opositores exigieron una ampliación de la base tributaria.
Los ministros de economía opositores sugirieron elevar de 0,25% al 1% el impuesto a los Bienes Personales en el exterior, mantener en 33% a cuenta de Ganancias el impuesto al cheque para las grandes empresas y postergar la reducción de Ingresos Brutos en la intermediación financiera para que se mantenga en 6% y que en 2019 no se rebaje al 5 por ciento.
Con el objetivo de acercar posiciones se reabrirá el consenso fiscal firmado en noviembre del año pasado.
El Gobierno analiza aplicar modificaciones en el Impuesto a los Sellos, alícuota autónoma de cada provincia, y en el gravamen a los Bienes Personales radicados en el exterior.
Las modificaciones en el impuesto a los Ingresos Brutos no serán tratadas.
Algunos mandatarios provinciales aún ponen en duda su apoyo, aunque destacan la necesidad de que se apruebe esta ley para afrontar la compleja situación financiera del país.