Por Juana de Arco*

Ahora que la industria minera podría frenar millonarios proyectos de inversión luego de la aplicación de retenciones a las exportaciones dispuesta por el Gobierno de Mauricio Macri como parte del plan ideado para reducir el déficit fiscal, ahora, precisamente ahora, el dasnevismo está decidió a apoyar la minería.
¿Cómo es que sucede esto?…Vaya uno a saber. Lo cierto es que ha sido noticia de portada en el Valle que el diputado Jerónimo García, el primer bastión del fallecido gobernador Mario Das Neves, y su último Ministro Coordinador ungido por él en persona, aceptó ahora un rol fundamental en la estructura del arcionismo y es la de fungir como el “garante social” del desarrollo minero en Chubut.
El tema es que los tiempos de `entrar a la cancha´ parecen haberse dilatado un poco, y el Comandante se habría pasado de `precalentamiento´, porque tal como están las cosas, este partido en Chubut estaría casi suspendido.
Las razones son varias: primero por falta de competitividad externa. Según los expertos de Abeceb “En cuanto a los precios del metal, las perspectivas no serían demasiado buenas dado que el precio de la plata está asociado al del oro. Es decir, tendrían esa influencia negativa, aunque la demanda industrial podría atenuar ese impacto”.
Segundo, porque además esta industria está relativizada: “Según datos de la secretaría de Minería, Argentina es el décimo oferente de plata, aunque su participación estuvo reducida en los últimos tiempos (…) porque las principales minas de plata del país sufrieron una caída importante en 2017, lo que afectó el posicionamiento del país a nivel mundial”
Y tercero, porque las nuevas retenciones explotaron por el aire todas las expectativas inmediatas en Chubut de los mineros que estiman que la recaudación esperada con esta nueva carga tributaria, apenas rondará los u$s300 millones, contra más de u$s3.600 millones que ingresarían a las arcas públicas en concepto de exportaciones, impuesto a las ganancias y regalías
Con esto, todos los pronósticos quedaron descolocados. Incluso los efectos sobre las recaudaciones provinciales, municipales y nacionales, porque más allá de que se trata de una medida temporal, los empresarios mineros advierten que la falta de un rumbo definido a largo plazo y los cambios regulatorios ponen en duda la continuidad de los planes en la Argentina. El sector es clarísimo y viene advirtiendo que el pago de $4 por cada dólar exportado en concepto de retenciones, se suma al resto de los tributos que ya paga la industria, además de cargos específicos como las regalías representativas de un 3% del valor de la producción y otros aportes por monto variable según el proyecto.
Con este escenario, no sólo los proyectos en evaluación están lejos de avanzar, por lo menos estos dos años próximos, sino que además hay fuertes riesgos sobre varios emprendimientos que comenzaron a operar a pérdida y que ponen en riesgo la continuidad de casi 2.500 puestos de trabajo.
Este es el escenario en el que `entró a la cancha´ de la presunta negociación minera, el dasnevismo, en una movida que no se sabe del todo si es `personalísima´ u `orgánica´ del Comandante García, jefe efectivo de la bancada de ChuSoTo en la Legislatura chubutense.

¿Cómo le digo: “licenciado” o “licenciatario”?

Según la portada de un medio que de tanta primicia funge casi como Boletín Oficial de Chubut, el diputado Jerónimo Jesús García, habría sido “designado por el gobernador Mariano Arcioni para mantener conversaciones con el sector minero”. Esto no fue oficializado por el Ejecutivo Provincial, pero si lo dice el medio, se supone que es verdad.
Desde ese espacio mediático el dasnevista que habría cambiado de idea “Dejó en claro que sólo se podrá avanzar con la actividad si se alcanza la `licencia social´ (sic) y se cumple con ciertos parámetros para una `minería sustentable y que resulte beneficiosa´ para la provincia”. (Ver https://goo.gl/wDng6i )
Según el Comandante, el Gobernador “sigue sosteniendo que nosotros tenemos que obtener el tema de la licencia social, obtener una minería sustentable, un marco beneficioso para la provincia», y si esto no se consigue ahora bajo estas condiciones «no se va a habilitar la actividad a gusto y piacere de las empresas”. “A mí la instrucción que me dio el Gobernador es tratar de conseguir un esquema que favorezca a la provincia, después de cumplir los pasos de lo que él establece, siempre que se trata este tema, de producir el necesario debate, de que toda la opinión pública esté informada y que se contemple un aspecto primordial, que es obtener la licencia social. Lo que pasa es que del otro lado hay mucho apuro”, afirmó apuntando al sector privado y al Gobierno Nacional. Al insistir en esas presiones para habilitar la actividad, García remarcó que “el Gobernador lo sabe, y el primero que resiste la presión es él, por eso deriva hacia otro que lo ayude a llevar la sandía (sic)”.
“Hace dos años y medio que hay presiones…(…)Me pasó cuando fui ministro coordinador de Mario Das Neves; lo que pasa es que ellos creen que en un año electoral es un tema que no se puede debatir, y lo que yo les digo es que el año electoral ya empezó. Lo que no hay es una situación de un marco de discusión para hacer posible y racional una actividad que hoy se encuentra vedada en la provincia”, agregó el legislador que ahora valora al nuevo Gobernador, en otro extraño cambio de posicionamiento.
“El hecho de tener que hacerse cargo del Gobierno en un momento muy álgido”, lo que hace que “la tarea que desarrolla el gobernador Arcioni no es menor”, dijo y valoró que el Gobernador “fue encontrando una solución de la mano de algunas cosas favorables, como es el incremento del valor del petróleo que aumentó la actividad”.
En rigor de verdad que un cuadro como el `Comandante´ en jefe de las brigadas verdes dasnevistas cambie de monta a mitad de dos charcos, -acceda a negociar la minería y valore la gestión de Arcioni-, es poco más que un exceso de sumisión y suena a negociación de alto nivel. Y siempre y cuando se reste la siempre presente cuota de sorna propia de la especie.
Para quienes conocen algo del paño, dicen que el sector privado estaría harto de tanto manoseo provincial y trata de apurar definiciones, para que la explosión de fondo que podría ser el debate legislativo se produzca en este período y no en el que será imbuido con la puja proselitista propia del año electoral que se avecina. Después de todo, para los `tan´ interesados que deban empujar convencimientos legislativos, nada mejor que esta época, donde los debates productivos son pocos, muchos diputados terminan sus períodos en corto plazo y quieren apurar sus intervenciones profesionalísimas, y la devaluación vendría alcanzando hoy más que nunca implacablemente hasta las presuntas ideologías en danza.

El `Manual del Jerominero´

En agosto pasado, esta servidora anticipó una negociación concreta sucedida en un recoleto ámbito en Buenos Aires, en la paqueta avenida del Libertador, donde una suite supera los 400 dólares, hay biblioteca para entendidos y arte de sobra, y por ello también cámaras de seguridad a patadas. Allí dos ilustres diputados dialogaban con el por aquel entonces `operador´ oficial comodorense de estos temas en nombre del “SI a la minería en Chubut” (Ver https://goo.gl/C3wv5h ) Este artículo que generó más de 50 mil curiosos efectivos que terminaron leyendo la página, también generó fuertes susceptibilidades y es entendible, porqué presuntamente en ese diálogo se habría entendido que se negociaba el inicio del debate legislativo merced a un incentivo de “$10 millones por diputado, 800 millones de adelanto de regalías y un sobre con un monto irreproducible por indefinido para las altas esferas políticas provinciales…” Lo más importante de todo esto que el sector privado puso la cara y se despegó absolutamente de cualquier negociación sospechosa realizada en nombre del sector. No así nuestros siempre bien intencionados funcionarios que no salieron a decir “esta boca es mía”. Con excepción del diputado y ahora Comandante de la Operación “Plata”, que no negó tal negociación, pero si recordó a todas las progenitoras vinculadas a este medio “y al periodismo” en general.
Todo este proceso disparó varios interrogantes en los ambientes políticos y sociales “¿Cuál será la estrategia de García ahora?”, se preguntó un peronista que le cuenta las costillas al “Cigüeña”. “O está realmente entusiasmado por el posible `derrame´ de la minería y quiere aportar a facilitar su desarrollo antes que termine su mandato legislativo, o quiere `cocinar´ a Arcioni con un tema que ya se llevó puesto a otro candidato a Gobernador no hace tanto”, simplificó otro parroquiano.
Hay quienes conociéndolo, creen que podría ser las dos cosas y ninguna. Lo cierto es que el dasnevismo, y quienes afortunadamente quedaron -por ahora- fuera de la línea de fuego de la justicia en las implacables causas de corrupción que siguen avanzando, como Jerónimo Jesús, estarían bastante lejos de ser garantía de algo “sustentable”, traductor de protocolos de control de ´buenas prácticas´ que no sea el `Manual Engaña Giles´, y sobre todo receptores de lo que entienden como “licencia social”. Pero como siempre en política, nunca está dicha la última parrafada, por eso, habrá que ver…

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota y ceniza de tantos…