“Las puertas del comedor están abiertas para todos los que necesiten”, remarcaron desde el Comedor Infantil de Puerto Madryn, institución que desde hace varias décadas cumple un emblemático rol dentro de la comunidad de la ciudad costera, asistiendo en promedio a unos cien chicos por día.
Desde la institución, a su vez, reconocieron que hubo un aumento de la cantidad de personas, mayormente niños y algunas madres, que a diario concurren a las instalaciones debido a la necesidad alimentaria que atraviesan; en algunos casos, “viene gente que ha llegado recientemente a Madryn y no consigue trabajo”, consignaron.
Semanalmente, el Comedor asiste a cientos de niños y familias, muchas de las cuales comenzaron a utilizar el sistema de viandas, teniendo en cuenta que la falta de boleto escolar “ha dejado a muchos lejos de los barrios”, señalaron desde la entidad.

De barrios alejados

En este sentido, la titular del Comedor, Alicia Gioccale, reconoció que hubo un incremento, en los últimos tiempos, en la cantidad de niños e incluso madres que concurren a diario a la institución: “El pasado sábado asistimos alrededor de 40 niños y las mamás, que serían unas ocho o diez; en concreto, fueron unas cincuenta personas, y el tema es que durante la semana no tenemos boleto escolar, por lo que los chicos quedan alejados de los barrios”, mencionó.
Consecuentemente, “hay varias familias a las que se las asiste con viandas; viene un integrante de la misma todos los días y lleva la vianda para el resto, principalmente para las familias numerosas que están en emergencia”, sostuvo.

Mayor demanda

Por otro lado, Gioccale expresó que “la institución está para la ayuda al necesitado, acá se atiende caso por caso, aparece gente que se viene a vivir a Madryn y que todavía no consiguió trabajo, por lo que el primer tiempo puede asistir al Comedor tranquilamente” y explicó que “es algo muy dinámico, todos los días hay temas diferentes que tenemos que abordar”.
Consultada sobre si se realiza un seguimiento de las familias asistidas, comentó que “nosotros tenemos el ropero, entonces enseguida se piden los talles de los niños, por ejemplo, así como también de zapatillas, camperas, y también se los asiste con útiles escolares, con maestras de apoyo, y vemos cada caso en particular”.

Avanzan las obras

Recientemente, se concretó la obra para la red de cloacas del edificio: “En cuanto a la parte edilicia, todo el tiempo estamos haciendo algún trabajo. La vez pasada cambiamos una ventana grande, ya que después de 56 años, el edificio necesita mantenimiento. Y ahora pudimos terminar con las cloacas, algo que era urgente. De a poco estamos con la construcción de la cancha de fútbol, algo que será un respiro una vez que la podamos terminar. Avanzamos un montón y la última parte siempre es la más costosa. Estamos esperando si Provincia nos responde y con eso finalizaríamos una parte, no la de los sanitarios, pero por lo menos tendríamos la cancha ya lista”.

Colaboración desinteresada

A su vez, Gioccale adelantó que “nosotros tenemos un proyecto muy lindo para formar una escuela de fútbol; el deporte convoca y los chicos se entusiasman, sin estar tanto tiempo en la calle ya que esto los contiene, por eso estamos ansiosos de poder comenzar, es muy poco lo que nos falta” y remarcó que “quisiéramos poder finalizar esta primera etapa a mediados de noviembre, por decir alguna fecha”.
Una cuestión destacada por la presidenta de la entidad fue la colaboración de distintas empresas privadas para el funcionamiento y los requerimientos diarios del Comedor: “Tenemos empresas pesqueras que nos ayudan a poder servir pescado todos los meses. Aluar, que siempre colabora, además de Infa, y un montón de gente anónima que se acerca con bolsones de alimentos y que no quiere reconocimiento. El Comedor es muy visitado siempre, la verdad es que en eso tenemos una dieta muy equilibrada, y hasta ahora la pudimos sostener todos los días”, recalcó.

Municipalidad de Puerto Madryn