El Consejo Global de Energía Eólica deliberó esta semana en nuestro país para analizar el geométrico desarrollo que está teniendo la actividad en los últimos años. “Argentina Wind Power” reunió en Buenos Aires a representantes del sector que evaluaron las perspectivas y desafíos que tienen las renovables en el mediano y largo plazo.
El presidente del Global Wind Energy Council, Ramón Fiestas, destacó el nivel de inversión que se lleva a cabo con la instalación de los diferentes parques eólicos licitados y adjudicados, al tiempo que reclamó “seguridad jurídica”, y que no se cambien las reglas de juego, ante las discusiones que se dan en algunas provincias, como Chubut, de impulsar un canon sobre la actividad en lo que algunos han denominado el “impuesto al viento”.

Garantías públicas

Fiestas sostuvo en declaraciones a El Diario que “el desarrollo del sector eólico en Argentina es un fenómeno reciente y tiene que ver con las nuevas políticas públicas que se emprenden a partir de la aprobación de la reforma de la ley de energías renovables, a finales de 2015. La puesta en marcha del programa Renovar para dar cumplimiento a las metas de consumo de energías renovables también ha sido clave en este desarrollo”.
El presidente del GWEC dijo que este esquema concibe todo el mecanismo económico financiero a través de inversión privada con importantes garantías públicas para casos de falta de liquidez del sistema eléctrico, “de modo que el programa Renovar hace robustecer el desarrollo de los proyectos, y proveer la confianza necesaria a los inversores para que puedan concretar esos desarrollos”, subrayó.

Incorporación de tecnología

Argentina llevó adelante, con éxito, la convocatoria, licitación y adjudicación de los Renovar I, Renovar II y esta semana se presentó la tercera fase del programa. En tal sentido, Fiestas aseguró que “han competido proyectos con fuerte desarrollo tecnológico. Entendemos desde el GWEC que el gobierno argentino ha acertado en implementar este programa al definir la capacidad de potencia que desea tener en el sistema eléctrico en base a determinada tecnología, ya sea eólica, solar, biomasa y otras; y no deja que sea el mercado que defina el porcentaje de inversión tecnológica que debe tener el sistema eléctrico argentino”, detalló.
En este marco, planteó que “las inversiones necesitan garantías porque en las renovables esas inversiones tardan bastante tiempo en recuperarse. Nos gustaría ver que la situación macroeconómica de Argentina mejore y los indicadores macro den mejores señales para que la financiación de los proyectos sea más fluida. No obstante, entendemos que el programa de energías renovables es robusto y sigue siendo objeto de interés de inversores y financiadores internacionales”, agregó.

Mantener las reglas

Consultado sobre la posibilidad que los estados provinciales puedan imponer canon o tributos a la actividad, lo que en Chubut se denominó el “impuesto al viento”, a pesar que la Ley nacional de renovables protege por determinada cantidad de años que no iban a ser gravados, Ramón Fiestas opinó que “estas son situaciones desafortunadas, en el sentido de que los contratos de compra venta de energía están sometidos a una dura competencia. Los inversores que hacen sus ofertas, las hacen sobre la base de un escenario económico de costes e ingresos en base a un esquema legal actual. Por lo que la instrumentación de nuevas cargas no previstas en los proyectos, es necesario arbitrar mecanismos compensatorios que no rompan el equilibrio económico de las ofertas, porque se estaría dando una señal que no es la más adecuada”, sugirió.
El presidente del GWEC insistió en que este “es un asunto que debe tratarse con mucho cuidado contemplando, todas las aristas del problema, no significa esto que no seamos conscientes de las necesidades que puede tener determinada región, provincia o Estado, pero eso no es justificativo para romper un status quo que fue diseñado dentro de un marco de reglas y normativa, y sobre la cual se realizaron las inversiones con la esperanza de tener seguridad jurídica, y que no haya cambio de reglas”, manifestó.

Metas de corto y largo plazo

Por otra parte, en base a su experiencia, fue consultado si Argentina está en condiciones de cumplir sus metas de consumo eléctrico con fuentes renovables del 20% para 2025, Ramón Fiestas sostuvo que “con toda seguridad si la capacidad de generación que está adjudicada y asignada en virtud de estos procesos y se ponen en marcha en su totalidad, sin dudas que Argentina podrá lograr esos objetivos. Se trata de un compromiso político y el gobierno está poniendo en marcha los mecanismos necesarios para que se vaya cumpliendo dentro del programa Renovar, y también en el mercado a término, que es otra formulación que da más libertad de contratación de compra venta de energías”. “Por lo tanto, creemos que Argentina está en condiciones de llegar al 2025 con la meta del 20% de su consumo eléctrico con energía proveniente de fuentes renovables, y además cumpla con los objetivos intermedios bianuales. En este momento hay un 50% de los proyectos eólicos adjudicados y en fase de construcción”, sostuvo Fiestas.

2019 de fuerte expansión

En el sector sostienen que el año 2019 será un año crítico en materia de construcción de los proyectos, porque es el año en que deberían instalarse en el entorno a los 1000 megavatios eólicos. “Será un año trascendental para las energías renovables en Argentina”, dijo el ejecutivo del Consejo Global de Energía Eólica.
Por otro lado, señaló que es preciso definir y desarrollar un plan de modernización de transporte y distribución de energía en el país. “El sistema eléctrico argentino está conformado por unas líneas eléctricas de transporte y otras de distribución que toman las energías de centrales de generación que responden a la tecnología de entonces, es decir, que hoy la red de transporte está condicionada en esas anteriores tecnologías y los centros de consumo eléctrico”, explicó. Fiestas dijo que con “la reforma de la ley de energías renovables señala que se debe hacer un periodo de transición energética, de un modelo a un nuevo sistema. El actual esquema apalancado en generación a través de fósiles debe adecuarse a incorporar energía de un sistema de generación de origen variable como lo son las renovables. La incorporación de las renovables será gradual, y ese esquema de inyección de este tipo de energía al sistema debe ir de la mano de la adecuación de sus mecanismos de transporte”, concluyó.

Gobierno de Chubut