El Gobierno está seguro de tener los votos para sancionar el presupuesto que presentó ayer Nicolás Dujovne, pero aceptará algunos cambios para contentar a la oposición y contener a los propios.
El principal será sostener un subsidio para el transporte de las grandes ciudades, que en muchos casos tienen líneas de colectivos municipales y podrían ser desatendidas por sus gobernadores. “No vamos a dejar que por un conflicto político explote una tarifa”, confiaron desde Cambiemos, donde debaten si conviene resolver este problema con un resolución ministerial.
El más preocupado es Ramón Mestre, intendente de Córdoba, porque descuenta que Juan Schiaretti sólo subsidiará los servicios de colectivos que atraviesan varias ciudades y están bajo su órbita.
También temen por sus finanzas los alcaldes de Mendoza, La Plata, Salta y hasta el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, todos de Cambiemos.

Ajuste fiscal

Los subsidios económicos fueron el gran ajuste del presupuesto, con una baja del 6.9% que consideradas la fuerte devaluación y la inflación los reducen a una mínima porción.
El transporte, en total, recibirá un 18% menos y los gobernadores deberán trasladar los costos de los servicios a los usuarios o absorberlos con sus recursos. Se espera una temporada de tarifazos.
Dujovne analiza algún mecanismo para subsidiar el transporte de las grandes ciudades. Los gobernadores están conformes con las retenciones y el impuesto a los bienes personales.
Los socios principales de Cambiemos para aprobar el presupuesto serán los partidos provinciales y los bloques “Argentina Federal”, identificados con los gobernadores peronistas, que aflojaron cuando convencieron a Mauricio Macri de gravar a los “beneficiados” por la devaluación.
Apuntaban a los exportadores, que soportarán mayores retenciones por sus ventas; y a quienes blanquearon propiedades en el exterior y podrían pagar bienes personales, según uno de los artículos de la addenda al pacto fiscal que Rogelio Frigerio puntea con los gobernadores y enviará al Senado en los próximos días. Cerca del ministro aclaran que aún se está negociando.

Negociación con las provincias

Otros puntos de esa ley será habilitar a las provincias a cobrar el impuesto a los sellos y eliminar las exenciones a Ganancias a sectores como cooperativas y mutuales dedicadas a las finanzas y a los empleados públicos provinciales. Más de la mitad de esa recaudación extra se gira a las provincias y muchos gobernadores se dan por satisfechos.
“Con esos aportes, compensamos la eliminación del fondo federal sojero”, confesó un diputado cercano a uno de los gobernadores que negoció estos números en el Ministerio del Interior.
La continuidad del Fofeso, eliminado por decreto, fue motivo de un duro reclamo de los gobernadores y el diputado tucumano Pablo Yedlin impulsó un llamado a sesión especial para restablecerlo.
Fue convocada para el miércoles y para evitar que haya quórum en el Gobierno preparan una resolución con una compensación por obras públicas suspendidas. En la Casa Rosada creen que no serían tantas.
Como anticipó LPO, pese a la urgencia y la confianza del Gobierno, los diputados de Argentina Federal no quieren aprobar la ley en un trámite express y hasta proponen algunos retoques.

Salud y Educación

“Vamos a mirar de cerca los aportes a Salud y Educación”, remarcan, decididos a no tomarse en serio cualquier pronóstico sobre inflación y tipo de cambio. “El año pasado los aprobamos y los cambiaron al otro día”, recuerdan.
El dólar a 40,10, o sea, casi estable, y la inflación “promedio” del 23% fueron considerados cálculos muy auspiciosos. No así la inflación del 42% que reconoció Dujovne para 2018, por encima al aumento de cualquiera de las partidas del año próximo.
Las universidades recibirán un 39% más que en 2019, casi lo mismo que exigieron los rectores. Fueron más beneficiadas que la seguridad social (35%), la asistencia social (29%), salud (29%) y ciencia y técnica (28%). Esos números se discutirán.
El Frente Renovador de Sergio Massa pedirá un aporte a las Pymes, pero Cambiemos lo rechazará, porque está seguro de poder llegar a la mayoría de Diputados sin los votos de sus 21 alfiles. Confía en otros bloques.

El Gobierno ya tiene la firma de 10 gobernadores

El Gobierno ya consiguió la firma de diez de los 24 gobernadores para sumar una adenda al consenso fiscal que sirve como respaldo para el Presupuesto 2019 que se está tratando en el Congreso.
El salteño Juan Manuel Urtubey fue el primero en firmar, el pasado viernes. Ese mismo día se sumaron el chaqueño Domingo Peppo y el jujeño Gerardo Morales.
Este lunes, en tanto, pasaron por la Rosada el misionero Hugo Passalacqua, el porteño Horacio Rodríguez Larreta y el correntino Gustavo Valdés.
Desde el Gobierno adelantaron a LPO que este martes pondrán la firma otros cuatro gobernadores, todos de la oposición. Ellos son el sanjuanino Sergio Uñac, el cordobés Juan Schiaretti, el entrerriano Gustavo Bordet y el neuquino Omar Gutiérrez.
En el Ejecutivo saben que no tendrán la firma de todos los gobernadores, puesto que el pampeano Carlos Verna y el puntano Alberto Rodríguez Saá, ni siquiera firmaron el consenso fiscal de 2017. Tampoco se hacen ilusiones con Miguel Lifschitz y hay dudas con otros gobernadores peronistas.

Compensarían a provincias por el Fondo Sojero

El Gobierno gestiona a las apuradas una fórmula para compensar a las provincias hasta diciembre por la eliminación del fondo federal sojero, que permita cancelar la sesión del miércoles pedida por la oposición para restituirlo.
La motorizó el tucumano Pablo Yedlin, cercano al gobernador Juan Manzur, pero no tuvo el aval de varios de sus pares de Argentina Federal, el bloque de los gobernadores, que justo en estos días negocian la letra fina del presupuesto.
“No podemos abrir el recinto para cuestionar el manejo de fondos mientras reclamos recursos a las provincias. Manzur juega su interna con José Alperovich y por eso se alió al kirchnerismo”, interpretó uno de los compañeros de Yedlin que intenta boicotear la sesión, pero participará si no hay un gesto del Gobierno antes del miércoles.
Exigen al menos compensar la pérdida por el fondo sojero del último cuatrimestre del año, porque aceptan que en 2019 quedará cubierta con la addenda al consenso fiscal que Rogelio Frigerio puntea con las provincias y enviará al Senado los próximos días.

Gobierno de Chubut