Después de las intensas jornadas del sábado, con reuniones y conversaciones durante casi todo el día que encabezaron Mauricio Macri, Marcos Peña, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y un puñado de ministros -entre ellos Nicolás Dujovne- y dirigentes de peso de Cambiemos, como Elisa Carrió, ayer la Quinta Presidencial de Olivos recibió a más dirigentes, una suerte de mesa ampliada en la que se habló del futuro de la Argentina. Forman parte de ella la cúpula de la UCR, integrada por el titular del interbloque de Cambiemos Mario Negri y gobernadores como Alfredo Conejo, de Mendoza, Gerardo Morales, de Jujuy, y Gustavo Valdéz, de Corrientes, además de Ernesto Sanz.
“La única certeza el domingo a la mañana era que Marcos sigue (por Peña), el resto se verá”, comenta un miembro del Gobierno. Hay otras certezas, en rigor: Alfonso Prat Gay reemplazaría a Jorge Faurie al frente de la Cancillería.
Lo cierto es que quedarán menos de la mitad de los 19 ministerios que existen hoy. “Esa es la tendencia”, dijeron ayer cerca de Peña. No termina de definirse aún qué áreas absorberán a cuáles y qué ministros se irán. Por ejemplo, según trascendidos, Energía podría pasar a ser parte de Transporte, y Trabajo a estar dentro del esquema de jefatura de Gabinete. Otra versión: Producción, al mando de Dante Sica, podría absorber Agroindustria y Trabajo.
Nada está definido aún. Ni siquiera a qué hora será la conferencia de prensa de hoy en la que Dujovne anunciará nuevas medidas, según él mismo confirmó el jueves pasado.

Certezas

Marcos Peña seguiría al frente de la jefatura de Gabinete, pero con poder recortado y sin sus dos viceministros coordinadores: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.
Además, se eliminarían entre 10 y 13 ministerios. No se sabe aún si los responsables de esas carteras se irán o si podrían seguir como secretarios de Estado dentro de nuevas estructuras fusionadas.
Carlos Melconian no asumirá este lunes el Ministerio de Economía potenciado que Mauricio Macri había diseñado para él. El economista autor de las medidas que se lanzarán este lunes, su famoso “Plan C”, pretendía manejar además el Banco Central.
Melconian no respeta a su actual presidente, Luis Caputo, a quien reduce a la categoría de “trader”, es decir, un operador de cortísimo plazo que no tiene visión de política monetaria y termina enredado en jugadas contradictorias.

Prat Gay y el orgullo radical

Los radicales tomaron protagonismo en las febriles negociaciones por el nuevo gabinete que se sucedieron este domingo en Olivos y le exigían a Mauricio Macri que los dejara ocupar tres ministerios, un reclamo que en el gobierno suena desproporcionado porque la estructura se reduciría a ocho carteras.
Sin embargo, luego de un fuerte ninguneo inicial que levantó el furor del radicalismo que hasta amenaza a través de Alfredo Cornejo con una candidatura presidencial de Martín Lousteau, la debilidad objetiva en la que está el gobierno llevó a Macri a abrir una negociación con la UCR.
El presidente les ofreció ocupar la Cancillería con Alfonso Prat Gay, un regreso avalado por Elisa Carrió. Pero los radicales no quieren que Macri les elija uno de los cupos sino que quieren seleccionar ellos mismos los nombres.
Es por eso que el regreso de Prat Gay, que luego del mediodía parecía una fija, por la tarde entró en zona de debate. Como todo el nuevo esquema.

Etchevehere no quiere patrones

Luis Etchevehere ya amenazó con irse del Gobierno si el ministerio de Agroindustria deja de existir y es degradado a secretaría.
El ex titular de la Sociedad Rural no quiere saber nada con tener un jefe que no sea el que tiene el resto de los ministros. Se descarta que en el nuevo esquema, uno de los ministerios que se eliminarán sea el del entrerriano.
En el Gobierno se habla de que varias de las áreas de Agroindustria pasarían a depender del ministerio de Producción que conduce Dante Sica y otras quedarían bajo la órbita del ministerio del Interior, a cargo de Rogelio Frigerio y de un posible nuevo ministerio de Economía.

Las medidas que vienen

Eliminar las quita de retenciones, acordar un ajuste más drástico con el FMI –que el martes va a exigir no usar más reservas para contener al dólar– y mantener la meta de “déficit cero” (un porcentaje que comience con cero, en rigor: 0,5%, por caso) para el año que viene, son los pilares del nuevo “plan” –en Casa Rosada no usan esa palabra, “no les gusta, suena a pasado”, dice un funcionario– que se delinea por estas hora y que sería comunicado mañana.
Además, otras medidas en las que trabaja el Gobierno son la baja de más gasto por menores subsidios, reducción de la obra pública y menores gastos en la estructura política; pedirle un esfuerzo adicional a provincias y municipios para recortas gastos; volver a aumentar la alícuota de Bienes Personales; y poner en el freezer la baja de impuestos de la reforma tributaria, junto al pacto fiscal firmado con las provincias.

Carrió: “Los mejores funcionarios son Quintana y Lopetegui”

Mientras la mesa chica del Gobierno terminaba de definir los cambios en el Gobierno y la batería de medidas para frenar la crisis cambiaria, la líder de la Coalición Cívica y socia fundadora de Cambiemos Elisa Carrió salió al cruce de las versiones de alejamiento de los vicejefes de gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui y aseguró que son “los mejores funcionarios”.
“¿No será esta la venganza de los laboratorios por haber bajado el 70% del precio de los medicamentos oncológicos del PAMI, y limitado el valor del resto de los medicamentos?” se preguntó Carrió y agregó: “Yo los apoyo. La verdad está en lo que no se ve”.
Según detalla el matutino Clarín, la diputada le dio una suerte de ultimátum en medio de las horas más calientes del Gobierno a Macri. “Si vas a tener a oportunistas y traidores en Cambiemos, me vas a perder a mí”, dicen que le espetó. Con esa frase Carrió le comunicó al presidente su postura en torno a los rumores de cambios de Gabinete en el Gobierno.