Un sujeto de alta peligrosidad, oriundo de Comodoro Rivadavia e identificado como Marcelo Omar Quintero, fue aprehendido por efectivos policiales en las inmediaciones del barrio Presidente Perón, luego de que atacara a un jubilado de 67 años, a quien golpeó brutalmente para robarle luego de seguirlo hasta su domicilio.
Apodado el “Loco del Martillo”, Quintero también tuvo participación en otros hechos delictivos, entre ellos un asesinato, y le habían dictado prisión preventiva por el plazo de sesenta días.
Sin embargo, sobre el comienzo del fin de semana pasado, el día viernes, el sujeto siguió a un anciano hasta su domicilio de la calle Vito Roca al 1.200, ingresó por la fuerza y le efectuó una salvaje golpiza, que sólo fue interrumpida por efectivos policiales que acudieron al lugar del hecho y le salvaron la vida a la víctima, identificada como Arturo Amieta.
De acuerdo al historial delictivo de Quintero, varios de los robos violentos tuvieron como víctimas a personas mayores, entre ellas, una anciana de ochenta años con residencia en Comodoro Rivadavia, a quien golpeó hasta dejar inconsciente; también, el individuo estuvo implicado en el homicidio de una mujer ocurrido en 2010, quien murió tras recibir varias puñaladas en el rostro, cuero cabelludo y el resto del cuerpo, aunque la Justicia lo absolvió por el “beneficio de la duda”.

Entraron por la fuerza

Este último fue trasladado de urgencia al Hospital Zonal “Dr. Andrés Ísola”, donde fue asistido y, pese a las heridas de consideración que recibió, continúa reponiéndose.
Durante el ataque, un vecino de la víctima había escuchado los gritos y se acercó hasta la vivienda; sin embargo, Quintero cerró y trabó la puerta de entrada, por lo que el testigo dio aviso inmediato a la línea 101.
Una vez que la Policía arribó al lugar, los agentes debieron forzar la entrada, y acto seguido prosiguieron a la detención del individuo, que fue trasladado a una dependencia policial, al tiempo que el hombre, que se encontraba muy golpeado, fue llevado al nosocomio local.
Intervino la fiscal de turno, doctora Silvana Salazar, quien dispuso que Quintero permanezca recluido hasta tanto se celebre la audiencia de control de detención y apertura de investigación.

Implicado en un salvaje homicidio

El historial delictivo del “Loco del Martillo” no es menor, y uno de los hechos más graves se remonta al año 2010, cuando fue detenido y posteriormente imputado, junto a Esteban Caicheo, por el crimen de Catalina Care, ocurrido el 25 de enero de dicho año en la localidad de Sarmiento.
Según la hipótesis de los investigadores, ambos habían abordado a la mujer y la habían atacado brutalmente, provocándole una serie de lesiones que terminaron en la muerte de la víctima.

Heridas de arma blanca y amputación

Concretamente, la mujer recibió una herida de arma blanca en la región maxilar izquierda, de unos cinco centímetros, además de cuatro heridas cortantes en el cuero cabelludo de diez, cinco y tres centímetros, aproximadamente; también, la víctima sufrió un hematoma en la región facial izquierda, una herida cortante en el antebrazo izquierdo “con entrada y salida”, otra en el quinto dedo derecho, con amputación y fractura expuesta.
Según se conoció durante la investigación, la joven atacada vivía sola y fue encontrada durante las primeras horas del día siguiente al ataque, tirada en el piso de su habitación, luego de que no respondiera a los llamados de sus conocidos y de la Policía durante toda la tarde; sin embargo, Quintero fue absuelto por “el beneficio de la duda”.

También, “escalador” y jardinero

Años después, en mayo 2014, el “Loco del Martillo” fue detenido en Puerto Deseado tras golpear brutalmente a un anciano; fue trasladado a la ciudad de Comodoro Rivadavia, donde pesaba una acusación por “robo agravado por escalamiento”.
En otro hecho que se le endilgó al sujeto, a fines de marzo de 2014, éste se presentó en una vivienda de la calle Tierra del Fuego al 500 de la ciudad petrolera, donde residía una mujer de 80 años de edad; días antes, Quintero había realizado unos trabajos de jardinería en una casa lindera y había “entrado en confianza” con la abuela.
En dicho contexto, el hombre ingresó al domicilio con la excusa de “retirar unas herramientas”, y una vez en el interior de la misma, comenzó a golpear a la anciana con un elemento contundente, propinándole múltiples lesiones en la cabeza y el rostro y dejándola inconsciente; además, sustrajo un teléfono celular y tres juegos de llaves, se fugó y, llamativamente, la calificación legal del hecho fue “robo simple”.

Municipalidad de Puerto Madryn