Por Juana de Arco*

De a poquito y considerando que efectivamente quedan unos seis meses de gracias para definir el perfil de quienes aspiren a alcanzar el poder en 2019, comienzan a reactivarse las campañas políticas o por lo menos, los `mangueos´ para consolidar esas movidas, que cada vez son menos masivas, pero que siempre requieren dinero fresco. Esta es tal vez una de las principales encrucijadas de los que intentan postularse en Chubut, donde los que están en gestión tienen alguna posibilidad más de conseguir avales que los que están en el llano. Por eso mismo, se va agudizando el ingenio.
Un dato interesante es que muchos de los que están fuera de la estructura del poder, tienen siempre alguna que otra pata legislativa en carácter de oposición como para de alguna manera aunar `voluntades´ con vistas a futuro. Y como se sabe que los mandatos suelen ser por turnos, el sector privado, por las dudas, siempre juega una fichita a pleno, pero también a línea y a color, como para dejar conforme a todos, para decirlo en términos `fortuitos´.

Las cajas políticas

Cómo se junta dinero para campaña? Hay varias maneras, pero hoy que la justicia electoral ha endurecido los controles de declaraciones y aportantes, han comenzado a resurgir las fundaciones.
Está dicho que la mayoría de las fundaciones creadas por las principales figuras o partidos políticos ocultan la información sobre las donaciones que reciben. Amparados en una ley que no los obliga a detallarlas públicamente, no informan quiénes les dan dinero, ni cuánto reciben de cada uno de esos aportantes. Muchas de ellas han cumplido un rol de `caja fuerte´ de dineros direccionados desde las arcas públicas a esas estructuras privadas y hasta han desaparecido como por arte de magia del presente sin dejar rastros. A nivel nacional, dicen que la sciolista Fundación “Dar” nunca presentó un balance ante la Inspección General de Justicia (IGJ); y para ser ecuánimes, vale señalar que las fundaciones del PRO, “Pensar” y “Suma”, apenas dieron algunos nombres en sus resultados contables desde 2013 a 2015.
Sólo una fundación del partido gobernante, “Formar”, detalló el flujo de dinero que recibió de empresas, cámaras y personas, según surge de la documentación remitida en su momento por el IGJ, pero aún de esa información surgieron múltiples zonas oscuras, que resultaron parte del debate reciente sobre financiamientos electorales.

¿FEPA junta dinero para Eliceche 2019?

En Chubut ya habría comenzado a mover estructura para recaudar para la campaña una Fundación fuertemente vinculada al exintendente de Puerto Madryn, Carlos Eliceche que insiste en intentar ser Gobernador en 2019. Al parecer varias han sido las empresas contactadas por la Fundación Empresaria de la Patagonia, “FEPA” que dirigió en su mejor momento el excompañero de fórmula del madrynense, el emprendedor Carlos Zonza Nigro.
FEPA comenzó en 2006 como una plataforma académica para impulsar el desarrollo regional, y fue capitalizada por Eliceche dos años después, llegando a suscribir convenios y percibir subsidios de organismos tan prestigiosos como el Centro de Estudios para el Desarrollo Exportador (CEDEX) de la Universidad de Palermo; la Fundación Export-Ar y de SGS Argentina S.A., todo merced a la buena asociatividad lograda entre el rol `formal´ que aportaba la Fundación con Zonza Nigro como presidente y la eficiente gestión de Eliceche como consecutor de aportes y vínculos (Ver https://goo.gl/m5wxDu )
Hasta ahí todo bien, el problemita es que no fueron pocas las sospechas por tratarse de una `caja política´ de envergadura. De hecho, en julio de 2015 legisladores de ChuSoTo le presentaron una denuncia al Procurador de Chubut, Jorge Miquelarena por contrataciones por parte del Gobierno Provincial en una Fundación que manejaba Zonza Nigro junto a su ex esposa y funcionarios provinciales, recibiendo cerca de 7 millones de pesos. El diputado Jerónimo García, confirmó la denuncia ante la fiscalía contra “tres integrantes de una fundación que está presidida por Carlos Zonza Nigro, su señora esposa y una persona más, donde los tres son funcionarios públicos”. “…es un ilícito, donde surgen del propio boletín oficial los pagos que se hicieron, las contrataciones directas y los subsidios recibidos…”, explicó en ese momento el legislador. (Ver https://goo.gl/3envWt )
Más de un año después, precisamente en agosto de 2016, “por orden de la Justicia se allanaron las sedes de la Fundación FEPA y otras dos empresas ligadas al subsecretario de turismo Carlos Zonza Nigro que recibió millonarios subsidios del Estado provincial. El procedimiento se realizó en el marco del escándalo originado tras una denuncia realizada por los Diputados (…). Parte del dinero es utilizado en beneficio de la campaña electoral de Buzzi para pagos en negro (sic)”, decía la prensa en ese entonces. (Ver https://goo.gl/uPNKo6 )
¿Qué pasó desde 2016 a la fecha con este caso? No se sabe, o por lo menos los procedimientos no se hicieron públicos, porque de haber existido un juicio y un veredicto habría logrado similares titulares en los medios. La pregunta es si se terminó negociando o cajonenando ese caso, o la Justicia se olvidó de notificar. Sea como fuere, se entiende que FEPA sigue vivita y coleando y reactivando los motores para retroalimentar la caja de campaña.

¿Y qué será de la vida de la Fundación “Hechos”?

Entre las Fundaciones políticas de Chubut, alguna vez surgió la emblemática aunque poco sonada, Fundación “Hechos”, que fue la estructura con la que entró al llano en 2011, el ahora fallecido Mario Das Neves. Pocos días antes de entregar el bastón a Martín Buzzi, fue el 8 de diciembre en simultáneo a la presentación de su libro “Chubut 2003-2011. Un modelo humanista. Memorias de gestión”, en donde “además lanzó la Fundación. En esa oportunidad el exmandatario invitó a participar de la organización dejando en claro que si bien `nos retiramos de un cargo, vamos a seguir avanzando para mejorar la calidad de vida de la gente´. “Sabemos que la Fundación Hechos no reemplazará al Estado, pero sabemos que tenemos que tratar no sólo de formar cuadros técnicos, sino políticos”.
La Fundación Hechos dedicada al estudio y proyecto “de políticas públicas”, fue formada por un núcleo muy cercano y sólido sirvió para planificar el regreso al poder en 20015. Estaba “presidida por el propio Mario Das Neves, junto a la senadora nacional Graciela Di Perna; la ministro de Educación, Mirtha Romero; además de Sandra Papania -esposa del dirigente Jerónimo García- y Diego Correa, actual secretario del gobernador”, tal lo que decía la prensa amiga (Ver https://goo.gl/qhTDwr )
¿Qué fue de la Fundación “Hechos”? Nadie sabe. ¿Qué aportes recibió? Tampoco. ¿Qué rol le competía en la estructura a Diego Correa, hoy detenido e imputado por corrupción? No está claro. ¿Se acordará la Justicia de esta estructura o le generará por lo menos dudas considerando el rol de Correa? Quien sabe…

Cuando “Chubut Produce” humo e ideas poco felices

Y así como “Hechos” resultó ser el “think thank” desde el cual el Modelo Chubut buscó proyectarse en el tiempo, perdidos ya “los fierros” del poder real en la provincia, para luego desaparecer una vez recuperado el poder en 20015, la idea de la onegé financista fue casi idéntica a la que tuvo su antecesor y archirival, el ex-gobernador y ex-líder radical Carlos Maestro.
“Una comparación simple de la Fundación `Hechos´ con la hoy desaparecida Fundación `Chubut Produce´, marca una distancia abismal entre las cuotas de poder que los dos gobernadores más exitosos de la corta historia chubutense, mantuvieron cuando emprendían la retirada de las dos gestiones que ambos cumplieron.
La `Chubut Produce´ del maestrismo tenía como integrantes a buena parte de las empresas más influyentes de la provincia y el país, que se habían sumado a la organización diseñada por el ex-mandatario radical, que casi al mismo tiempo que se retiraba de la Gobernación, era elegido diputado nacional por su partido”, dice el archivo de los memoriosos. De aquella “revolución productiva”, además de zorros cocinados en vuelo, tulipanes deshojados por la globalización, chinchillas hechas estolas en una provincia conservacionista, negociados con tierras prístinas y grandes cadenas de prestigiosos hoteles subsidiados, no quedó mucho. Porque la fundación “Chubut Produce” del radicalismo también se hizo humo…
Una constante para que el pueblo y sobre todo la Justicia por lo menos sospeche, cuando de Fundaciones políticas se trate. Porque como decía Laurence Peter “Sólo una cosa es más dolorosa que aprender de la experiencia, y es no aprender de la experiencia”, no?

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota y ceniza de tantos…