Fabián Gutiérrez, exsecretario de Cristina de Kirchner, firmó este viernes un acuerdo con el fiscal Carlos Stornelli para acogerse a la figura del “arrepentido” en la causa de los cuadernos y ahora aguarda el aval del juez federal Claudio Bonadio.
Fuentes judiciales informaron a NA que Gutiérrez hizo el pedido de sumarse como imputado colaborador ante Stornelli y éste lo aceptó.
Para hacerse efectivo, el acuerdo debe ser homologado por Bonadio, que analizará el convenio en las próximas horas.
Gutiérrez fue trasladado este viernes a los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, desde Río Gallegos, Santa Cruz, donde fue arrestado el pasado miércoles.
Mientras aguarda que el magistrado defina sobre el acuerdo como “arrepentido”, el exsecretario de Cristina continuará preso, supo NA de fuentes judiciales.
El exfuncionario quedó detenido por orden de Bonadio luego de que el exsecretario de Obras Públicas José López declarase que fue Gutiérrez quien le pidió tener en su poder los casi nueve millones de dólares que le encontraron aquella madrugada del 14 de junio de 2016 en el convento de General Rodríguez.
Luego de dejar de trabajar con su jefa tras la salida del poder, Gutiérrez se radicó en El Calafate, donde crecieron sus emprendimientos y adquirió varias propiedades.
Ese movimiento de dinero se volvió significativo y levantó sospechas en la Unidad de Información Financiera, que lo denunció por enriquecimiento ilícito y lavado ante el juez Marcelo Martínez De Giorgi, señala Clarín.
No fue la primera vez que el patrimonio de Gutiérrez llamó la atención de la justicia. En 2009 estuvo imputado en una causa de enriquecimiento ilícito en relación a una vivienda construida en El Calafate, pero después fue sobreseído.
El ex secretario K está vinculado a las empresas Patagonia Gourmet SA, Contruc-Sec SA, CYD Servicios, Tierra Austral y Patagonia Landscape SA, Komprometidos SA (donde se desempeñó como gerente). Esta firma publicaba “la Revista K”, que “se repartía en las concentraciones y otros ámbitos políticos”, indica la denuncia de la UIF.