Desde las filas del peronismo se preparan para resistir el ajuste que a todas luces llegará tras el anuncio de medidas previsto para este lunes, y la consecuente reunión que tendrá después el ministro Nicolás Dujovne con el FMI. En ese marco, este martes, los gobernadores realizarán una nueva reunión en el CFI en la que continuarán la discusión de un presupuesto alternativo al que maquina el Poder Ejecutivo, más pensado en ampliar los ingresos que en generalizar los recortes.
En el encuentro del pasado miércoles, discutieron algunas propuestas para un proyecto de presupuesto que debería incluir las retenciones a las exportaciones (algo que ya acepta el propio macrismo), suspender la rebaja al impuesto a las ganancias de las empresas y aumentar el impuesto a los bienes personales a quienes posean un patrimonio mayor a los cinco millones de dólares, ya sea en bienes aquí o en el exterior. También una fuerte poda de cargos jerárquicos en el Estado. En la oportunidad remarcaron que no avalarán recortes en fondos destinados a inversión pública en provincias y municipios, ni que se congelen salarios y jubilaciones.

Sumando voluntades

Los gobernadores planean sumar el martes a los colegas que no estuvieron en el encuentro de la semana pasada, varios de ellos de la línea más dialoguista con el Ejecutivo como el cordobés Juan Schiaretti, el salteño Juan Manuel Urtubey o el entrerriano Gustavo Bordet. También más legisladores, algo lógico dado que el proyecto se debatirá en el Congreso. Lo que no estará claro es qué sucederá con el kirchnerismo.
En los pasillos del CFI se conversó con entusiasmo sobre la candidatura presidencial del ex ministro Roberto Lavagna -Manzur y los hombres de la CGT se habrían expresado en ese sentido-, a quien veían acompañado de Massa como candidato a gobernador bonaerense.
Los gobernadores patagónicos mostraron firmeza en cuanto a los recortes que podrían afectar a la región. La fueguina Rosana Bertone, hasta hace poco en la línea dialoguista, estuvo la semana pasada en el CFI y ahora se ubica en la tribuna confrontativa. El más enérgico en el reclamo fue el chubutense, Mariano Arcioni, quien en la reunión en la CFI anunció que había presentado una demanda al Estado Nacional ante la Corte Suprema por la eliminación del Fondo Sojero, en tanto se estimaba una medida similar de la santacruceña Alicia Kirchner.

Haciendo diagnósticos

En un análisis sobre el escenario planteado, un reciente informe de IDESA, advierte que la prioridad del Gobierno nacional, es acordar con los gobernadores y no con FMI. En ese sentido se promueve que para recuperar la normalidad hay que acordar una estrategia políticamente viable de reducción del déficit fiscal.
La elevación del valor del dólar sobrepasando los $40 genera mucha preocupación y zozobra. No se trata de exageraciones. En lo que va del año la devaluación supera el 100%, impactando en la inflación, la distribución del ingreso y la producción. Particularmente dañinas son las muy elevadas tasas de interés que viene impulsando el Banco Central para tratar de contener, sin éxito, la escalada del tipo de cambio.
Lo que se plantea como estrategia, es que se debe trazar primer el diagnóstico correcto.
Una forma de abordar este tema es comparando la cotización del dólar de mercado con el valor teórico y extremo al que se llegaría si toda la gente que tiene efectivo en el bolsillo, plata en caja de ahorro y LEBAC (que son los títulos que emitió el Banco Central para que la gente no compre dólares) decidiera volcarse a comprar dólares. Según el informe de IDESA, haciendo este ejercicio con datos publicados por Banco Central se observa que: En diciembre del 2017, si todo el efectivo, las cajas de ahorro y LEBAC se volcaban a dólares su precio habría sido de $47 cuando el dólar de mercado era de $18. En mayo del 2018, si todo el efectivo, cajas de ahorro y LEBAC se volcaban a dólares su precio habría sido de $52 cuando el dólar de mercado era de $25. A fin de agosto del 2018, si todo el efectivo, cajas de ahorro y LEBAC se volcaban a dólares su precio habría sido de $46 pero el dólar de mercado subió a $40.
Hecho ese análisis, se advierte que los datos muestran que no hubo cambios bruscos en las condiciones monetarias para justificar la exacerbada escalada del dólar. Por el contrario, seguramente asociado a una mejora en las cuentas fiscales, en la actualidad hay menos pesos disponibles para comprar dólares que a comienzos de año. Tampoco hubo un shock externo negativo. De hecho, las exportaciones subieron en los primeros 7 meses del 2018 respecto al 2017. Esto sugiere que la vertiginosa suba del dólar está asociada a la creciente pérdida de confianza en torno a la capacidad del gobierno para reducir el déficit fiscal. No es falta de anuncios ni de apoyos externos, incluidos los del FMI, sino la escasa credibilidad de que los anuncios puedan ser llevados efectivamente a la práctica, según revelan los analistas.

Arcioni frente a la crisis

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, dijo este sábado al presidir un nuevo aniversario de Epuyén que pese al escenario económico actual a nivel país “la provincia sale adelante”, y volvió a mencionar que “Chubut está ubicada como una de las provincias mejor administradas de la Argentina”.
Por otro lado, el Gobernador aseveró que no permitirá a Nación la quita de derechos adquiridos por los patagónicos y planteó que ante cada intento de avasallamiento presentará una acción de freno tal como hizo con el recorte en las asignaciones familiares, afirmando que “vamos a estar donde corresponde haciendo valer nuestros derechos”, resaltó.
“Podemos decir con orgullo que la provincia sale adelante entre todos con recursos propios. Estamos ordenando las cuentas y estableciendo prioridades”, dijo Mariano Arcioni.

Gobierno de Chubut