El diputado provincial Carlos Gómez (PJ-FpV), dijo que se esperan meses muy difíciles, ya que con el presupuesto del año que viene, que se discutirá en el Congreso y en el Senado, el recorte llega a los 600.000 millones de pesos. Al respecto, el legislador remarcó que “no somos oposición por oposición, pero tenemos la obligación de informar”, refiriéndose al comunicado del Banco Central de la República Argentina (BCRA) declarando que la política económica del presidente Mauricio Macri y el Fondo Monetario Internacional (FMI) garantiza para el año 2018 y 2019 recesión con inflación del 42% y estancamiento en 2019.
Respecto de la brecha de 600.000 millones de pesos y de “un atenuante” que los distritos argentinos únicamente pondrían 100.000 millones, Gómez consideró que “las provincias en cuanto a reducción y afectación de los presupuestos, tienen que dejar en el camino 60.000 millones de subsidios, 26.000 millones del Fondo Sojero, que ya está concretado; cerca de 15.000 millones de tarifa social de servicios públicos; 200.000 millones en suspensión de obra pública, eliminación de programas de salud, educación y gastos corrientes”, detalló.
“Todo esto pega, naturalmente, en las economías y administraciones provinciales, tenemos que ser serios en un momento donde se está definiendo el futuro de la Nación, el futuro de los municipios y de los trabajadores quienes pagan las consecuencias de la corrida del dólar, de 26 a 42 pesos en menos de un mes. Lo pagan con desocupación, pobreza, exclusión social, deserción escolar y perder la familia”, cuestionó el legislador provincial.
En ese sentido el legislador afirmó que “hay que tener mucha entereza moral para defender este tipo de proyecto político que deja a millones de trabajadores, millones de desocupados en la calle, y pretender conformarlos con un aumento o pago por única vez de 1.500 pesos a 4 millones de niños que dependen de la Asignación Universal por Hijo”, afirmó Carlos Gómez.

Desocupación

Gómez cuestionó duramente las políticas impulsadas por Macri ante las medidas de ajuste que está tomando por el acuerdo alcanzado con el FMI y donde el gran problema social es la desocupación. “Si hoy tuviéramos una provincia o un país donde el trabajador estatal o privado es despedido, le pagan la indemnización y al otro día ingresa en otra empresa, no pasaría nada”, dijo Gómez al sostener que eso no ocurre “por el fracaso del plan económico de un grupo de CEO que ganaron una elección”.
Además, recordó que cuando Macri ingresa a la presidencia lo primero que hace es “eliminar las retenciones, liberar el dólar que estaba a nueve pesos, recurrir al Fondo Monetario Internacional y el dólar de nueve pesos escaló a los 42 con la gran devaluación, condiciones que impuso el FMI en los últimos dos acuerdos”.
“Una de las herramientas que sirvió para la recuperación del país fueron los derechos de exportación que impuso Duhalde, lo ratificó y aumentó Néstor Kirchner, y luego Cristina Kirchner. La recaudación de esos derechos de exportación, que le sirvió a Chubut disponer para Nación más de ocho mil millones de dólares, era destinado a subsidiar el precio del gas, de la electricidad, de los combustibles, lo que criticó Macri al inicio de su mandato y durante toda la campaña. Hoy no llegamos al 2001 gracias a las herramientas que le dejó Cristina Kirchner”, sostuvo.

Gobierno de Chubut