Los púgiles del “Choque de 2 potencias” se brindaron al espectáculo en el Gimnasio Municipal Nº1, y el vencedor fue José Vargas, por knock-out técnico ante el debutante Ezequiel Mansilla, en el segundo asalto.
Además ganaron los locales Basse, Falasconi, Carrizo, Mancilla, Gorosito y Gener, al igual que la madrynense Arancibia, los caletenses Noria y Olmedo, y el trelewense Labat.

Con ganadores en un viernes de puro box

Un gran marco de público y buenos espectáculos tuvo la gran velada boxística organizada anoche por el Club Boxeo Comodoro y su promotor Martín Décima, en el “Choque de 2 potencias” que tuvo como ganador del combate profesional al local José Vargas (CBC), por knock-out en el segundo asalto ante otro comodorense, Ezequiel Mansilla, debutante en el plano rentado.
El festival contó con la previa de las peleas amateurs, donde se impusieron los locales Carlos Basse, Miguel Falasconi, Ignacio Carrizo, Oscar Mansilla, Marcelo Gorosito y el cubano Yaciel Gener. En tanto, por las visitas, obtuvieron victorias la madrynense Vilma Arancibia, los caletenses Maximiliano Noria y Juliana Olmedo, junto al trelewense Ezequiel Labat.
Para destacar, las muy buenas actuaciones de los debutantes Basse (Velódromo) y Noria (Caleta Olivia), además del buen espectáculo que brindaron Belén Vega (CBC) y Arancibia.
La previa de la pelea estelar también tuvo mucho color al mostrar la potencia del cubano Yaciel Gener (CBC), contrastado con el oportunismo contragolpeador del madrynense Adrián Arancibia, en un combate muy parejo.
Finalmente, en el campo profesional, José Vargas y Ezequiel Mansilla se entregaron al espectáculo como habían prometido en los días previos, y los buenos cruces no se hicieron esperar, incluso con mayor poder de fuego por parte del debutante, que le generó una leve caída a José Vargas en un primer round.
Sin embargo, tras la ida a los rincones, José Vargas entró con una mejor determinación, fue al cruce y logró concretar una primera mano que decantó el final. Segundos más tarde, con Mansilla ya sentido y con ánimos de no achicarse, un Vargas más lúcido asestó el golpe final para la caída que sería definitiva.

DXTV