El impacto de la crisis económica que atraviesa el país complicará al sector de la Salud. Con el ministerio de Adolfo Rubinstein degradado a Secretaría, distintas organizaciones comenzaron a alertar que podría complicarse la compra de medicamentos para pacientes con HIV, un tema muy sensible que desde el Gobierno se esfuerzan en desmentir.
La renuncia del titular de la Dirección de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis y Tuberculosis, Sergio Maulen, quien se fue vaticinando que habrá un recorte fuerte en todo el sector, desató una gran preocupación en las ONG. Por eso, Rubinstein citó ayer en su despacho a distintos referentes del área y les aseguró que no habrá faltantes.

Alerta por faltantes

De la reunión participó incluso el propio Maulen, cuya renuncia se hará efectiva a fin de mes y aún no tiene un reemplazo designado.
Mientras que desde Salud dicen que está “completamente garantizado” el Presupuesto para el área que conducía Maulen, los referentes de algunas organizaciones como José María Di Bello, secretario de la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP) dicen que habrá faltantes.
En rigor, el GEP compartió un comunicado muy duro este viernes -después de la reunión con Rubinstein- en el que indican que la atención de los pacientes “está en riesgo” y recuerdan que es la tercera vez que renuncia el director del área durante la gestión de Mauricio Macri.

No se achica la estructura

Según indican, la dirección el año pasado tuvo un Presupuesto de 2.289 millones de pesos, y para el próximo año solo quieren llevarlo a 2.400 millones de pesos. Consultados por LPO, en el Gobierno no ratifican que ese sea el número que se destinará al área porque aclaran que es precipitado hablar de cifras y que recién podrán discutirse cuando esté el Presupuesto, aunque insisten en que los fondos necesarios “estarán garantizados”.
El GEP dice que según los números que manejan, si lo plantean en dólares el presupuesto de la dirección pasará de 120 millones a 60 millones de dólares en caso de que se apruebe el recorte.
El cálculo lo hacen con los números del documento que se filtró del ministerio de Nicolás Dujovne, que contempla una inflación del 42por ciento y una caída del PBI de 2,6por ciento.

Presupuesto insuficiente

“Habrá menos presupuesto que este año, con un dólar dos veces más caro y una inflación del 42por ciento”, alarman en el sector. Teniendo en cuenta que la mayoría de los medicamentos se compran a transnacionales y se pagan en dólares, aseguran que esa cifra implicaría que menos el 30por ciento de las personas con VIH no podrían acceder a sus medicamentos.
Los datos generan una desmentida rotunda del Gobierno, que insiste en que los fondos estarán garantizados y que la reunión entre Rubinstein y distintas organizaciones se hizo ayer para llevar tranquilidad.
Es que las ONG denuncian, además, que el presupuesto de este año también fue insuficiente porque los fondos deben alcanzar tanto para la provisión gratuita en el sistema público de salud para personas con VIH, Hepatitis C e Infecciones de Transmisión Sexual, pero también contemplar el financiamiento de estudios y análisis en hospitales, campañas de prevención, materiales e insumos para cumplir con la ley de Nacional de Sida y de Salud Sexual Integral en todo el país.

Fuente: LPO

Gobierno de Chubut