Como consecuencia de las gestiones impulsadas por la Municipalidad de Rawson, a través de la Secretaría de Planificación y Desarrollo Urbano, la Justicia emitió una sentencia que ordena el desalojo del predio de la ex fábrica Flor de Lis.
Por su parte, el responsable de la cartera en cuestión, Federico Ercoli, precisó que “a través de una sentencia judicial se decretó el desalojo de la ex fábrica. Gracias a las gestiones que iniciamos intimando a la empresa dueña del predio, se realizaron todos los trámites correspondientes para despejar el predio”.
El secretario municipal destacó su satisfacción por los resultados logrados “gracias a la serie de intimaciones que realizamos desde el Municipio, logramos que la empresa tome cartas en el asunto y resuelva este problema que teníamos en Rawson y que ninguna gestión anterior se ocupó en resolver”.
Además, el funcionario indicó que la situación de la fábrica abandonada “estaba trayendo numerosos problemas a la ciudad, había gente viviendo en condiciones de indigencia, y además peligro de derrumbe”.
“A partir de la intimación que le realizamos a la empresa comenzaron a tapiar y cerrar las aberturas para que no ingrese gente. Pese a todo esto había quedado un sector usurpado”, afirmó Ercoli, al mismo tiempo que manifestó que “a través de una serie de inspecciones se constató que por el estado del edificio no podía ser utilizado por el peligro que ello conlleva. Esta circunstancia le dio el pie al juez para poder decretar el desalojo que ya se efectivizó”. En este sentido, precisó que “la empresa comenzó con las tareas de remodelación tendientes a hacer de ese sector algo productivo, sea para alquiler o venta”.
Por último, el titular de la Secretaría de Planificación y Desarrollo Urbano de la Municipalidad sostuvo que, de la misma manera que con los responsables de Flor de Lis, “vamos a seguir haciendo todo lo necesario para que los privados también nos ayuden a conservar el ambiente, la higiene y la seguridad de Rawson. Hemos detectado muchas propiedades privadas que por negligencia o desidia de sus dueños están sin cerco, llenas de basura y sin mantenimiento de ningún tipo” por ello la decisión es “ir intimando a cada uno de ellos para que cumplan con sus obligaciones”.