El rector de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco”, Carlos De Marciani, se refirió a la situación actual de la Casa de Altos Estudios y del Presupuesto del año próximo, en el marco de un horizonte complejo que atravesará el sistema educativo en el 2019. Sostuvo que “a partir de las manifestaciones que hemos tenido en este tiempo, se ha llegado a un acuerdo salarial, el cual nos permite en principio continuar con las actividades académicas y fijar un rumbo de cara al Presupuesto 2019, que se envió a los legisladores del Congreso de la Nación este lunes”.
Además, agregó que “nosotros tenemos las primeras perspectivas y, en principio, no nos satisface lo que hemos requerido, pero ahora viene un trabajo conjunto con legisladores y el resto de los rectores del sistema universitario, a fin de buscar un punto que nos permita atender de la mejor manera posible las actividades que tenemos programadas para el año que viene, en lo que respecta a las actividades académicas, de extensión y de investigación”.
Consultado sobre el requerimiento de las universidades y la propuesta del Gobierno para el 2019, y si hay una amplia diferencia entre ambas, aclaró: “Depende de la universidad. Ahora estamos analizando que tenemos un incremento del 25 por ciento en este proyecto del Presupuesto, con lo cual cubrimos la pauta salarial y parte de los gastos de funcionamiento, pero no cubre las expectativas de nuestro anteproyecto de Presupuesto; todavía nos falta un margen para poder hacerlo de la mejor manera y no con restricciones económicas, como lo venimos haciendo hasta ahora”.
Por otro lado, anticipó que “nos queda ahora un trabajo mancomunado con todos los diputados y senadores de la Provincia, para visibilizar, mostrar los números que tenemos y que nos ayuden a aportar a este crédito presupuestario el año que viene”.

“Afrontaremos las restricciones”

Sobre esto último, De Marziani explicó que “nosotros siempre tenemos una política de desarrollar todas las actividades de la mejor manera posible, y en el marco de restricciones; siempre lo hemos hecho así y la muestra la tenemos en el día a día de todas las actividades que desarrollamos”, sumando a ello que “requerimos, en el contexto socioeconómico actual, disponer de una mayor cantidad de fondos; tenemos una devaluación y una inflación que nos llevan a tener que afrontar mayores costos en todo lo que tiene que ver con servicios, insumos, equipamiento y transporte, entre otros”.
A su vez, remarcó que “todo eso repercute en el funcionamiento y nos obliga a tener restricciones, pero las afrontaremos de la mejor manera y necesitamos un incremento del Presupuesto”.

Varias obras licitadas y paralizadas

Consultado sobre el efecto directo de la falta de fondos en la práctica, teniendo en cuenta el incremento anual de la matrícula en las carreras de la Universidad y la falta de espacio edilicio en las sedes, el Rector manifestó que “eso va por un carril paralelo, con el Presupuesto teníamos algunas obras, particularmente en Madryn estipuladas desde el año 2015, con dos licitaciones en las que se hicieron todos los procesos, con un oferente para adjudicar, pero no hemos tenido la autorización del Gobierno Nacional para hacerlo”.
Esto último “es una preocupación y más aún, nos quedan pocas esperanzas de que se puedan ejecutar esas obras, por el simple hecho de que cambió el contexto económico, desde ese momento, a la actualidad; nos pasa con algunas obras menores comparadas con las mencionadas, donde los contratistas no firman los contratos, debido a que se han incrementado los costos y no pueden afrontar las obras de la mejor manera; con lo cual, hay que volver a llamar a licitación, volver a hacer todo el proceso y buscar un oferente, además del incremento de costos y una bola de nieve que se va incrementando, sin permitirnos realizar obras necesarias, así como también aquellas del mantenimiento básico de los edificios”.

Diez mil graduados en 45 años

En cuanto al análisis respecto de la situación económica de las universidades y la falta de fondos que ha configurado una postal casi cotidiana a lo largo y ancho del país en el marco de la educación pública superior, De Marziani fue contundente: “La universidad no es sólo una institución que tiene un stock de egresados para brindar a la comunidad. Creo que tiene otras misiones sustantivas como la extensión y la investigación, que la sociedad reconoce, y es a lo cual tenemos que apuntar, reforzando el hecho de que los estudiantes que tenemos en la provincia se queden en la misma”, mencionó, agregando que “esto también hace que no se tengan que relocalizar e ir a otros puntos del país, apuntando al crecimiento de la región; en eso trabajamos, cuesta y cada persona tiene sus aspiraciones, sus vivencias y las experiencias que quiera desarrollar; somos respetuosos de ello, aunque tenemos una universidad que aporta a la región y que el año que viene va a cumplir 45 años, con más de 10 mil graduados; mejor reflejo de ese no hay de que es una institución educativa de referencia en la Patagonia”.
En esta línea, sostuvo que “después de todas las manifestaciones que hubo, sobre todo en el primer semestre, nosotros vimos restricciones en cuanto a las transferencias; durante los primeros seis meses nos dieron un mes y medio de gastos de funcionamiento, así y todo pudimos llevar adelante todas las acciones, principalmente las de bienestar universitario, las becas estudiantiles, el mantenimiento y sostenimiento de los comedores y todo lo que tenía que ver con becas de fotocopias y otras acciones; eso pudimos sostenerlo”.

“Llegaremos a fin de año”

En este sentido, hizo hincapié en que “desde julio a la fecha, ello se ha solucionado en parte, y el martes mismo nos transfirieron los gastos de funcionamiento del mes de julio; pero volvemos a lo mismo, (el presupuesto 2018) estaba hecho en un contexto y en una realidad donde teníamos una inflación, una realidad y un tipo de cambio que no es el que tenemos actualmente, lo cual nos complejiza” y subrayó que “sin embargo, a fin de año llegaremos, como siempre, con gran esfuerzo de todos, para cumplir con nuestro objetivo”.

Gobierno de Chubut