Por el traslado de la suba de un impuesto y el impacto de la escalada del dólar, durante el fin de semana se registraron aumentos en los precios de los combustibles que pondrá más presión sobre el índice de inflación.
Se produjo un impacto conjunto tras el alza del impuesto a la transferencia de los combustibles y la suba del precio de los biocombustibles.
Con el nuevo incremento, el litro de nafta súper en YPF pasó de $29,60 a $30,34, lo cual implica un ajuste de 2,5%; mientras el de la Infinia saltó de $35,65 a $36,42, una suba fue de 2,1%.
En cuanto al gasoil, el precio del litro pasó de $25,94 a $26,38, montos que implican un avance de 1,6%; al tiempo que el de Infinia diésel, subió de $31,19 a $31,65, un 1,4%.
Por su parte, Shell aplicó un incremento más marcado, de hasta 12%, al tener en cuenta los aspectos tributarios, pero también el impacto de la devaluación del peso.
En ese caso, el litro de la nafta súper pasó de $30,28 a $33,91, un ajuste de 11,98%; al tiempo que el de nafta premium trepó 10,9% de $36,95 a $40,99.
En tanto, el de diesel subió 12% de $27,26 a $30,53, al tiempo que el de diesel premium creció 12% al pasar de $32,73 a $36,66.
Esos precios, producto del tercer aumento en menos de treinta días, comenzaron a regir desde este sábado en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), mientras que en el interior del país son más altos.
En algunos lugares como Mendoza o Santiago del Estero se dieron largas colas durante la noche del viernes para cargar combustible ante las versiones respecto de que iba a aplicarse un nuevo aumento.
Las petroleras argumentaron que la actualización de la tarifa se debe al incremento del impuesto a la transferencia de los combustibles (ITC) y el ajuste en el importe de biocombustibles, aunque también hay que tener en cuenta la devaluación y el alza del precio del petróleo a nivel internacional.
En julio, cuando la inflación fue de 3,1%, uno de los factores que más presión puso a la inflación, junto al turismo por vacaciones de invierno y los alimentos, fue el sector de combustibles.

Podría llegar a $50

En este marco, el presidente de Federación de Entidades de Combustibles (FEC), Julio Alonso, indicó que los precios del sector continuarán con subas hasta encontrar un “punto de equilibrio” y estimó que la nafta premium costará en torno a los 50 pesos por litro.
“Las estaciones de servicio no escapan al común de lo que ocurre en el resto del país y esperamos que la nafta premium llegará a 50 pesos el litro, mientras la nafta súper alcanzará los 40, de acuerdo con las variables que se manejan”, subrayó en un comunicado.
De ese modo, aseguró que continuará la tendencia alcista hasta encontrar un “punto de equilibrio”.
En tanto, advirtió: “Hubo una caída importante de ventas en la provincia de Buenos Aires de alrededor de un 30%, con las consecuencias que esto trae aparejado al sector como generador de empleo pyme”.
“Vamos a gestionar con urgencia una reunión con las petroleras para poder alcanzar un consenso junto con el Gobierno que nos lleve a poder mantener la fuente laboral de todos nuestros empleados”, afirmó.