Ricardo Lorenzetti dejará su cargo al frente de la Corte Suprema de Justicia, luego de ejercerlo por 11 años. El primero de octubre el máximo tribunal pasará a estar presidido por Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco será su vice. Lorenzetti había sido muy cuestionado por Elisa Carrió.
El magistrado oriundo de Rafaela no dejará su sillón como miembro del tribunal, pero cederá su lugar como presidente.
El todavía presidente de la Corte se incorporó al órgano de Justicia el 12 de diciembre de 2004, cuando fue propuesto por Néstor Kirchner, después de que el Senado aprobara su pliego para ocupar la vacante que había dejado Adolfo Vázquez. El 7 de noviembre de 2006 fue designado como presidente, cargo que asumió formalmente el primero de enero de 2007, en reemplazo de Enrique Petracchi.

El escenario cambió

En junio, el funcionario judicial fue recibido por el presidente Mauricio Macri en Casa Rosada, donde ambos compartieron un almuerzo. En ese momento, los rumores acerca de una posible renuncia a pedido del primer mandatario fueron disipados por el Gobierno, cuando el secretario de Presidencia Fernando de Andreis salió a desmentirlos. Tres meses más tarde el escenario cambió.
El reemplazo por Rosenkrantz se concretará a partir del primero de octubre. A esta decisión se llegó luego de una “tensa” reunión de Acuerdos, donde Lorenzetti no habría alcanzado las voluntades suficientes para continuar en el cargo. Fueron sus históricos aliados quienes optaron por no renovarle los pergaminos. Fuentes judiciales aseguraron que la salida del santafesino corresponde a un cambio de época, en medio de una fuerte crisis admitida por el Gobierno nacional, con el objetivo de sostener la “institucionalidad” del Poder Judicial.

Currículum

En agosto de 2016, Carlos Rosenkrantz juró como juez de la Corte Suprema y fue el último miembro en incorporarse al máximo órgano de Justicia, luego de que una semana antes hiciera lo propio Horacio Rosatti.
Propuesto por el presidente Mauricio Macri a los pocos días de asumir su mandato y avalado por el Senado, Rosenkrantz llegó para completar la Corte luego de las vacantes que dejaron Eugenio Zaffaroni y Carlos Fayt.
Rosenkrantz es abogado, egresado de la UBA en 1983 y tiene un magister y un doctorado en Derecho, ambos títulos de la Universidad de Yale. Fue profesor en varias universidades estadounidenses, en España y en la UBA y se desempeña desde 1998 como Rector de la Universidad de San Andrés.
Fue autor y coautor de numerosos libros y artículos tanto en el país como en el exterior. En 1994 fue asesor de la Honorable Convención Constituyente y se desempeñó como asesor del “Programa para la Justicia” del Banco Mundial. Previo al tratamiento de su pliego, Rosenkrantz -de ascendencia radical- debió admitir el listado de clientes de su estudio, ante los que eventualmente tuvo que enfrentar un conflicto de interés en caso de que llegue algún expediente para tratar en el tribunal.
Conocido es que Rosenkrantz representó al Grupo Clarín en la audiencia pública por la Ley de Medios, pero también litigó a favor de Cablevisión, YPF, Musimundo, América TV, Ávila Inversora, La Nación, La Rural (en cuya causa ya intervino la Corte), Carbap, McDonald’s, y las cerveceras Anheuser-Busch InBev, Quilmes y Grupo Modelo. También representó a Panamerican Energy y Central Térmica Patagónica SA. El estudio Bouzat, Rosenkrantz y Asociados declaró haber asesorado a los Fondos de inversión GP, Aconcagua Ventures, HWF Capital y Pegasus (donde se desempeñó Mario Quintana, exsecretario de Coordinación Interministerial).

Festeja Carrió

La primera en celebrar el anuncio de que el titular de la Corte Suprema dejará ese cargo, fue precisamente Elisa Carrió. “Gracias a Dios que ocurrió esto”, expresó a los periodistas.
Desde hace tiempo Elisa Carrió no deja de hacer críticas contra Lorenzetti, contra el que incluso impulsó un pedido de juicio político. Al conocer la noticia, celebró: “¡Gracias a Dios! Terminó la impunidad y la extorsión. No es más presidente, que es quien administra la Corte. ¡Es un milagro! ¡No sabía que podía ocurrir!”.

Cruces entre opositores y oficialistas por el recambio

La renuncia generó revuelo en distintos sectores del arco político. El jefe del bloque de diputados del FpV-PJ, Agustín Rossi, consideró sobre la salida de Lorenzetti y la asunción de Carlos Rosenkrantz como nuevo presidente de la Corte que “con esta decisión la Corte va a tener un lineamiento muy cercano a la figura del Presidente y el Poder Ejecutivo”. También cuestionó que Rosenkrantz “fue propuesto por Mauricio Macri para ser nombrado por decreto, sin acuerdo”.
En la misma línea se pronunció Leonardo Grosso, diputado del Peronismo para la Victoria: “Renunció Ricardo Lorenzetti a la presidencia de la Corte Suprema y en octubre asumirá Carlos Rosenkrantz, el juez que Macri nombró por decreto, el abogado de Clarín. Hay que resaltar la rectitud ideológica del presidente: donde hay un lugar, pone a un amigo”.
En tanto, la diputada y presidente de la Coalición Cívica de la Ciudad de Buenos Aires, Paula Oliveto, se mostró confiada con los cambios en la Corte y aseguró que “terminó el ciclo de Lorenzetti como presidente de la Corte Suprema. Esperamos que esta nueva etapa se corone con la independencia de sus jueces, la transparencia de sus recursos y la ausencia de apetito político de sus miembros. Así construiremos la República que nos merecemos”.
Por su parte, Julio Piumato, titular de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN), se mostró a favor del hasta ahora presidente de la Corte al considerar que “era independiente” y reconoció importantes logros durante su gestión.
Además, apuntó contra el Gobierno al considerar que “jugó la política, jugó el Gobierno acá. La actitud firme de la defensa contra el ajuste. Lorenzetti había dicho claramente que no iba a ser el ministro del ajuste”. Y en ese sentido, aseguró que “se viene una etapa muy oscura para el Poder Judicial como para el país”.