Las autoridades del aeropuerto El Tehuelche de Puerto Madryn denunciaron que una emisora de frecuencia modulada provocaba interferencias en las comunicaciones entre la torre de control con los aviones que aterrizaban o se disponían a despegar desde la estación aérea.
La gravedad de la situación, por los riegos que implicaba, obligó a que tome intervención el Juzgado Federal de Rawson y se corra traslado a las autoridades a la órbita del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), quien regula la actividad radiofónica, debido a que una interferencia podría terminar provocando un incidente de gran magnitud.
De inmediato se apersonó en la ciudad de Puerto Madryn personal técnico del ENACOM y junto a la Delegación Rawson de la Policía Federal Argentina se logró dar con el lugar desde donde se emitía la señal. Se trataba de una radio de un centro evangélico que carecía de habilitación, contaba con equipos potentes y una torre de transmisión de quince metros de altura.
No es la primera denuncia que se ha elevado a la Enacom por la presencia de radios de frecuencia modulada, sin registro ni autorización para estar al aire que provocan incluso la intromisión en la frecuencia de otras emisoras debidamente habilitadas.
La gravedad de la situación al interferirse las comunicaciones de la torre de control con las aeronaves, obligó a que se tomen urgentes medidas, para hacer cesar esa condición de riesgo que implicaba para la aeronavegación.
El Ente nacional analizó el estado de esta radio y, cómo funcionaba sin autorización, se realizaron los trámites del caso para que dejaran de operar. Los propietarios de la emisora clandestina habían sido notificados anteriormente de las irregularidades, por lo que el Enacom al advertir la situación, inició acciones judiciales, debido al riesgo en el que estaban las comunicaciones aéreas.
La Justicia Federal de la capital de Chubut libró la orden de allanamiento y secuestro correspondiente, medida que fue efectivizada por personal de la Delegación Rawson de la Policía Federal Argentina (PFA). El procedimiento realizado en forma conjunta con técnicos del Enacom tuvo lugar en un predio de Fontana y Espora, a cargo del Centro de Misericordia (CEMI).
Se procedió así al secuestro de todos equipos transmisores, computadoras y demás elementos vinculados a la causa, dejando la emisora de transmitir oficialmente y ahora deberán recurrir a la entidad Nacional para legalizar la situación y tratar de obtener no solo el permiso oficial sino un espacio en el dial que no interfiera en las comunicaciones del aeropuerto.

Municipalidad de Puerto Madryn