“Un juez investiga o se va. No puede argumentar presiones”, aseveró Horacio Rosatti, integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en su presencia en Córdoba. Además, pidió ‘desdramatizar’ el cambio de la presidencia, ya que a partir de octubre Ricardo Lorenzetti dejará el cargo, y le respondió a quienes argumentaron intencionalidad por parte del Gobierno: “La Corte es garantía de independencia del Poder Judicial y lo ha demostrado en más de un fallo”
Tras su presencia en la sesión especial de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba para conmemorar los 30 años del Instituto de Federalismo y recibir un premio, Rosatti brindó una entrevista al diario La Voz, donde no solo habló sobre el cambio del titular del máximo tribunal, sino que también analizó al Poder Judicial.
“Hay que desdramatizar”, pidió el magistrado al referirse a la salida de Lorenzetti y el ingreso de Carlos Rosenkrantz como titular. “La Corte es un órgano colegiado, toma sus decisiones por mayoría, nadie tiene doble voto. Cada tres años se elige presidente y eso es lo que pasó. El presidente de la Corte debe interpretar una partitura hacia afuera, que está dada por la función de representación del cuerpo, pero lo que realmente importa son los fallos y allí el presidente tiene un solo voto como los demás”, afirmó.
En ese sentido, el juez afirmó: “En esta Corte nunca se va a ver una mayoría automática en nada. En algunas cuestiones se vota de una forma; en otras, distinta. Entiendo la repercusión, pero hay que sacarle todo dramatismo” y, ante los cuestionamientos sobre posibles presiones del Gobierno para la modificación, Rosatti destacó: “Se puede especular con lo que quiera, pero lo importante son los fallos”.
“A los dos meses que entré a la Corte me tocó fallar sobre tarifas. Se suponía que como había ingresado hacía sólo dos meses iba a fallar en un determinado sentido en favor del gobierno, pero yo voté en sentido contrario. Hay que ver los votos y no distraerse en otras cuestiones”, aseveró el miembro del máximo tribunal y resaltó: “La Corte es garantía de independencia del Poder Judicial y lo ha demostrado en más de un fallo”.
Por otra parte, al analizar cómo se encuentra el Poder Judicial, explicó: “Cada juez es soberano en su ámbito. Es difícil hablar del resto de la Justicia. Yo creo que se está mejorando. Una cosa que sucede es que dependiendo el fallo, si a uno le gusta o no, va variando la posición que se asume respecto a si es independiente o no”.
En tanto, al referirse al accionar de la Justicia en los causas de corrupción, Rosatti admitió: “Hay cuestiones que no tienen explicación razonable ni lógica, como que con la misma prueba uno diga que una persona es inocente, y ocho años después, culpable. Son cosas inentendibles. Hay que investigar todo y en todo momento”.
“A los que gobiernan, a los anteriores y los jueces tienen las garantías para hacerlo”, señaló y agregó: “Un juez investiga o se va. No debería haber otro camino. Tiene garantías como la inamovilidad y no puede argumentar que no investiga por presiones. Si se siente temor o está presionado, debe denunciar o renunciar. No hay otra posibilidad”, sentenció.