Un conflicto en ciernes se avizora en Chubut, si no se arriba a un entendimiento en el corto plazo entre la dirigencia del Somu y la flota costera provincial en las negociaciones de actualización salarial. En las audiencias llevadas a cabo hasta ahora mostraron posturas alejadas entre los ofrecimientos del sector patronal y las demandas sindicales.
La Cámara de la Flota Amarilla de Chubut (Cafach) realizó una primera oferta inicial del 27 por ciento de aumento del valor del langostino, luego fue mejorada al 31%, posteriormente llevada al 35%, y la propuesta final de máxima trepó al 40% de suba, con el agregado de una cláusula gatillo por inflación, para el caso que, al cierre de 2018, el IPC supere ese punto porcentual. En todos los casos, la conducción local del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) rechazó los ofrecimientos, lo que dejó las negociaciones sin avance y estancadas.
El ofrecimiento del 40 por ciento de aumento, más el agregado de una cláusula gatillo de revisión por inflación a fin de año, representa uno de los porcentajes más altos que se han propuesto, no solo dentro de la industria pesquera, sino en el resto de las actividades económicas del país.
El sector de la marinería pretende que se dolarice la liquidación salarial y se compute al valor del dólar de ese momento, lo cual es rechazado por las empresas que anticiparon no cederán ante esa demanda.
Para entender el punto de negociación que traba el acuerdo, cabe tener en cuenta que con un convenio que fija 18 kilos por cajón de langostino, hoy la ecuación da 421 pesos; sobre ese valor se realizan las divisiones de descuentos y las partes.
Sobre ese número la flota ofertó un 40 por ciento de incremento al valor del cajón del langostino llevándolo a 590 pesos, aproximadamente. Mientras que el Somu pretende que ese valor del cajón de 18 kilos se fije, en forma dolarizada a razón de 1,60 dólar por kilo, lo que representa, al tipo de cambio actual, casi 1200 pesos, y esto en términos porcentuales representaría un incremento del 162 por ciento.
La pretensión del sindicato de los marineros es que el valor quede dolarizado y se liquide al tipo de cambio que esté cuando se hace la liquidación salarial, lo cual es abiertamente rechazado por la Cámara de la Flota Amarilla de Chubut por considerarlo “abusivo y desproporcionado”, en función de las diferentes negociaciones que se han fijado y establecido, tanto dentro de la actividad pesquera, como el resto de las actividades productivas en la Argentina.
Con este contexto, la próxima instancia será en el ámbito nacional, ya que se prevé que tome intervención la cartera de Trabajo de Nación, que de ministerio fue reducida al rango de secretaría de Estado. La semana entrante habrá una audiencia en la ciudad de Buenos Aires donde las conversaciones se realizarán entre la cámara y la conducción nacional del Somu, ya que el sector patronal da por agotada la negociación con los delegados de Rawson.
Con todo, el Somu advierte que en las circunstancias actuales no comenzará la temporada de langostino para la flota de Rawson. El acuerdo vigente en base al Convenio Colectivo de Trabajo rige hasta el 1 de octubre del corriente, con lo cual, las tratativas son contra reloj, ya que la zafra para la flota amarilla está a la vuelta de la esquina.
(Fuente: Revista Puerto)