La Policía del Chubut, bajo la supervisión de los fiscales de la unidad anticorrupción, secuestraron ayer unos 300 colchones que estaban en un depósito comercial ubicado en Pecoraro y Rawson, en Trelew, donde habrían quedado tras ser adquiridos por el Gobierno, destinados a la emergencia climática que azotó a Comodoro el año pasado.
En el procedimiento estuvieron presentes los fiscales Omar Rodríguez y Alex Williams, quienes supervisaron la actuación e informaron que obtuvieron el material a través de las pesquisas realizadas sobre el teléfono del ex funcionario e imputado en las causas Embrujo y Revelación, Diego Lüters, informó diario Jornada.
Según la información brindad por los fiscales, los colchones fueron comprados y pagados al comercio Casa Maza, de Trelew, donde se encontraban hasta el momento en que fueron secuestrados este jueves.
El procedimiento “se da en el marco de la causa de la emergencia. Hemos encontrado a un proveedor que en su momento había hecho ventas al estado y que en el día de ayer nos manifestó que tenía en su poder unos 300 colchones”, dijo el Fiscal Omar Rodríguez.
“En función de la investigación teníamos un dato que surge de uno de los teléfonos donde aparecía una persona teniendo contactos con Diego Lüters y buscando a esa persona es que nos encontramos con el dueño del negocio, quien nos manifestó voluntariamente que estos colchones fueron vendidos en su momento, se los pagó y que él los tenía en su poder en el depósito”, explicó.
El fiscal agregó que “en el marco de los expedientes aparece que fueron entregados, firmados los remitos”. En el operativo de este jueves se secuestraron los colchones y se enviaron al Ministerio de Familia, “porque son del Estado” aseguraron los fiscales.
El fiscal Alex Williams indicó que la investigación conocida como “causa de la emergencia” investiga episodios de sobrefacturación, sobreprecios y eventual fraude al Estado, donde “figura mercadería que nunca se entregó”, aunque reconoció que en este caso se trata de “una rareza porque a razón de verdad se pagó la mercadería, no se entregó al Estado, y como decía el Doctor Rodríguez, los remitos aseguran que la mercadería se había entregado”.
El fiscal explicó que las compras se hacían “desde la Unidad Gobernador, pero en todos los expedientes se fraguaba la intervención del Ministerio de Familia” y agregó que existían “solicitudes de pago, compras que nunca habían pasado por ese ministerio”. (Adn Sur)

Gobierno de Chubut