El Gobierno nacional logró desactivar la sesión especial en la que oposición amenazaba con derogar el decreto que dio de baja el Fondo Sojero. Para lograrlo, tuvo que negociar el giro de 4100 millones de pesos hasta fin de año a modo de compensación para provincias y municipios. Los opositores tenían los votos y hubiera representado un duro revés político para Cambiemos en un sensible escenario económico.
Chubut fue una de las primeras provincias en judicializar la quita, y reclamaba la restitución de los recursos que se prevén destinar a obra pública. El gobernador Mariano Arcioni había anticipado que iría hasta la Corte Suprema para que las provincias no pierdan la coparticipación de ese impuesto.
En tanto, la semana pasada con ocho firmas -entre ellas, la del diputado por Chubut de Cambiemos, Gustavo Menna- contra siete de la oposición, el oficialismo logró blindar en la Bicameral de Trámite Legislativo el decreto 756/18, que le restará fondos a Chubut por casi 1.000 millones de pesos entre este año y el próximo. Esa postura política mereció duros cuestionamientos hacia el legislador oficialista.
Con este contexto, el peronismo no kirchnerista decidió ayer levantar la sesión especial prevista para hoy en la Cámara de Diputados luego que el Gobierno accediera a dictar un decreto por el cual compensará con 4.125 millones de pesos a las provincias y municipios que se vieron perjudicados por la eliminación del Fondo Federal Solidario (conocido como Fondo Sojero), dispuesto por decreto de necesidad y urgencia el mes pasado.

Recursos sin destino específico

Esa es la cifra que el Gobierno decidió concederles a las provincias y municipios, ante el reclamo de un sector importante de la oposición que se aprestaba a darle un duro golpe en la Cámara de Diputados con una sesión especial para debatir el tema. Los fondos llegarán, según el decreto que firmará el Presidente en las próximas horas, a través de un programa de asistencia financiera que dirigirá Nación y servirá para que las provincias y los municipios puedan finalizar las obras que habían trazado con el Fondo Sojero que decidió eliminar Mauricio Macri.
El decreto prevé la creación del “Programa de Asistencia Financiera a Provincias y Municipios”, bajo la órbita del Ministerio del Interior que conduce Rogelio Frigerio. Contemplará el envío del monto pactado en cuatro cuotas consecutivas e iguales “a las jurisdicciones que aprobaron el Consenso Fiscal”.

No firmaron, no cobran

De esta manera, tanto La Pampa como San Luis, cuyos gobernadores Carlos Verna y Alberto Rodríguez Saá rechazaron ese acuerdo y ahora también avisaron que se opondrán al Presupuesto 2019, no recibirán fondos.
El texto aclara que la asistencia será para “fortalecer durante 2018 los presupuestos destinados a obras de infraestructura”, por lo que el año próximo los distritos deberán ajustar sus cuentas y cubrir con fondos propios las obras que hayan trazado.
Al mismo tiempo, establece que el 50% del monto correspondiente a cada provincia “se destinará a los municipios” y que “la distribución se hará de acuerdo a su participación relativa en la distribución del régimen de coparticipación”. Es decir, el Gobierno decide aumentar un 20% el volumen de fondos que estipulaba el FoFeso para los municipios.
La idea de compensar a las provincias y municipios había comenzado a instalarse dentro del Gobierno la semana pasada, luego del encuentro del Presidente con los gobernadores. Pero recobró impulso por la presión de los gobernadores y de un grupo de legisladores, especialmente del bloque de Argentina Federal, al que apunta el Gobierno para destrabar el proyecto de Presupuesto.
La duda era cómo iba a implementarse. Había quienes creían que alcanzaba con una resolución del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. Otros, en tanto, impulsaban la idea de que firmara Macri un decreto. Este último grupo argumentaba que era clave desde lo simbólico que el mandatario hiciera una concesión, para descomprimir el clima en el Congreso. “Si no cedemos, ellos tienen el número para hacer la sesión y nos puede empantanar la aprobación del Presupuesto”, explicaban desde el oficialismo.

Urtubey festeja

La sesión especial para rechazar el DNU que eliminó el Fondo Sojero había sido pedida por diputados del PJ y el FpV. En los últimos días, el jefe del bloque peronista, el salteño Pablo Kosiner, mantuvo un encuentro con el ministro de Interior Rogelio Frigerio y el presidente del bloque PRO, Nicolás Massot, en la que discutieron la forma de compensar las pérdidas y destrabar el conflicto.
Conocido el texto del decreto que Macri firmará esta tarde, los diputados del PJ dialoguista confirmaron que pedirán bajar la sesión especial. De acuerdo a sus cálculos, el decreto significa una compensación del 80%.
El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, celebró la negociación: “El trabajo conjunto con nuestros diputados nacionales de @ARFederal nos permite compensar los recursos del fondo federal solidario de la Soja de este año por 4.100 millones de pesos para provincias y municipios”.

La pulseada que viene

En otro orden, por delante se viene un nuevo debate sobre el reparto y distribución de fondos para cubrir los déficits de las cajas previsionales provinciales que no han sido transferidas a la órbita nacional.
La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) enviará unos 17.000 millones de pesos en 2019 a las provincias para el pago de jubilaciones, pero podrá suspender los giros si los gobernadores incumplen con el Consenso Fiscal firmado el año pasado.
Así lo estableció el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en el artículo 69 del proyecto de Ley de Presupuesto 2019 presentado ayer en el Congreso junto al secretario de la cartera, Rodrigo Pena.
El ministerio determinó como crédito presupuestario para transferencias a Cajas Previsionales provinciales de 17.000 millones de pesos para financiar gastos corrientes dentro del Programa Transferencias y Contribuciones a la Seguridad Social y Organismos Descentralizados.
El dato se conoció mientras la Anses sigue reclamando, para seguir pagando, el padrón de los beneficiarios provinciales hasta diciembre de 1999 y la historia laboral de los jubilados posteriores a 2000.

Anses podrá suspender los pagos

El reclamo es para las provincias que no pasaron sus cajas de jubilación a la Nación, que son Buenos Aires, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, Misiones, Neuquén, Santa Cruz, Santa Fe y Tierra del Fuego.
Según el proyecto de Ley de Presupuesto 2019, la Anses transferirá mensualmente a las provincias que cumplan el Consenso Fiscal 2018 y que no transfirieron sus regímenes previsionales al Estado Nacional, en concepto de anticipo a cuenta del resultado definitivo del sistema previsional provincial.
Esos anticipos a cuenta serán por el equivalente a una doceava parte del último monto total del déficit -provisorio o definitivo- determinado, dice el texto oficial.
La Anses será la encargada de determinar los montos totales a ser transferidos a cada provincia, quedando facultada para suspender el pago a aquellas provincias que incumplan con las obligaciones dispuestas por al menos tres leyes.
La primera de las leyes a cumplir por las provincias es la 27.260, que establece el Programa Nacional de Reparación Histórica para Jubilados y Pensionados; la segunda, es la 27.429 del Consenso Fiscal; y la tercera 27.431, de Presupuesto 2018. Así se transforma en otra medida que condiciona a las provincias en la relación con el gobierno central, más aún, cuando el año próximo se pongan en marcha los procesos electorales.