El fiscal de la llamada “causa de los cuadernos” pidió endurecer los procesamientos dictados hace una semana por el juez federal Claudio Bonadio: en su apelación ante la Cámara Federal a la resolución del juez, el fiscal Carlos Stornelli, entre otros puntos, solicitó la prisión preventiva del poderoso empresario Enrique Menotti Pescarmona, a la vez que rechazó la falta de mérito de Francisco Rubén Valenti, exdirectivo de IMPSA, para el que pidió su procesamiento.
Stornelli reclamó que el procesamiento dictado por Bonadio contra el nieto del fundador de Industrias Metalúrgicas Pescarmona y quien fuera hasta mayo pasado CEO de IMPSA, sea acompañado por la prisión preventiva.
De darle lugar la Cámara a la apelación del fiscal, Pescarmona no irá a prisión mientras dure esta etapa procesal por haberse acogido a la figura del “imputado colaborador”.
El fiscal también pidió la prisión preventiva del financista Ernesto Clarens, y de los empresarios Juan Balán (Industrias Secco) y Gabriel Benjamín Romero (Grupo EMEPA).
Stornelli también discrepó con la resolución de Bonadio, en relación a los imputados alcanzados por la “falta de mérito”.
En este punto, pidió que sea procesado Francisco Rubén Valenti. De profesión ingeniero y ex director de IMPSA, Valenti apareció nombrado en varios de los apuntes hechos por el chofer Rubén Centeno, en los cuadernos espiralados de tipo escolar que dieron inicio (y nombre) a la causa.
La fiscalía también pidió el procesamiento de Osvaldo Acosta y Jorge Guillermo Neira (Grupo Electroingeniería), Héctor Sánchez Caballero (CEO de IECSA), Rodolfo Poblete (Grupo Romero) y Héctor Zabaleta (ex Techint).
El fiscal Stornelli junto a su par Carlos Rívolo solicitaron que la expresidenta Cristina Fernández sea acusada por 913 hechos de dádivas. Este número, según los fiscales, surge tanto de las anotaciones de Centeno como de las declaraciones de los arrepentidos.