Autoridades del edificio en donde funcionan las dos instituciones provinciales, que nuclean a unos 300 estudiantes entre los turnos mañana y tarde, se refirieron a la severa problemática de infraestructura que dicha escuela atraviesa, principalmente en techos, en el sistema de calefacción y de cloacas.
En el establecimiento funciona la Escuela 46, en el turno mañana, y la 170, durante la tarde; al momento, la infraestructura presenta roturas en parte del techo, lo cual genera goteras durante los días de lluvia, así como también, desde la institución, señalaron graves problemas en el sistema cloacal, lo cual llevó a clausurar los sanitarios.
Mientras que un sector se calefacciona con caloramas, el otro lo hace con una caldera que, según autoridades del establecimiento, así como también de referentes gremiales que acompañan el reclamo, “está atada con alambres”.
“Mi hija estaba aprendiendo a leer y se estancó porque no tiene clases”, lamentó el padre de una alumna de segundo grado de la escuela, quien a su vez precisó que, durante todo el año, la institución tuvo sólo “35 días de clase”.

Sin medidor

Al respecto, la directora de la Escuela 170, Miriam Peralta, comentó que “es muy simple y complejo a la vez; simple, en el sentido de que hubo una denuncia puntual de una mamá de la Escuela 46, la cual fue radicada en Camuzzi y, a partir del 7 de agosto, ya no contábamos con el servicio de gas; en consecuencia, y aquí viene lo complejo, estamos sin clases”.
El personal técnico de la empresa proveedora de gas “se llevó el medidor en esa fecha y este último jueves vino a hacer la inspección de gas; la verdad es que fue un análisis muy exhaustivo y hay caloramas que, en estos momentos, están con pérdidas de gas, no así la cocina”.

Falta de presencia de Obras Públicas

Además, agregó que “en el relevamiento, Camuzzi verificó el tema de las calderas, y no lo digo yo sino la empresa, ya que consta en acta, que sin ir más lejos, la caldera está ‘atada con alambre’; esto es de una complejidad creciente y está impactando directamente en la educación gratuita, obligatoria y en las trayectorias escolares de los alumnos”.
Por otra parte, Peralta aclaró que “nosotros estamos plenamente acompañados por la Supervisión de la región, están permanentemente en contacto con nosotros, se está haciendo un relevamiento diario, pero hay organismos que tienen que aparecer y no lo están haciendo”.

“Estaba aprendiendo a leer y se estancó”

Edgardo, padre de una alumna de la Escuela 170, expresó en diálogo con el Diario que “el problema es que hay demasiada burocracia y ya pasó mucho tiempo, van para dos meses (desde el receso invernal); tuvimos el paro, las vacaciones, en dos meses terminamos el año y, en lo que va del año, los chicos tuvieron solamente 35 días de clases, es una risa y un disparate”.
Sobre este punto, subrayó que “los fondos supuestamente están, me parece que Obras Públicas debe hacer las cosas más rápido”.
Visiblemente angustiado por la situación, añadió que desde la escuela “se dan tareas para la casa, pero es estar repitiendo todo lo que se dio el año pasado; no hay ningún avance y eso satura, da bronca e impotencia, pero uno se la tiene que rebuscar para tener al nene en la casa; en mi caso, tengo una nena que va a segundo grado, recién ahora estaba aprendiendo a leer bien pero se estancó porque no está teniendo clases, y lo que ha aprendido hasta ahora fue porque se lo enseñamos nosotros”.
En este punto, manifestó que “no es la idea, para eso están los maestros y las escuelas, pero no se avanza en nada”.

“La ministra tendría que venir”

Jessica, madre de dos niños que cursan (o cursaban) cuarto y sexto grado en la Escuela, comentó que “había un riesgo bastante grande en los caloramas y en la cocina, la cual ahora inhabilitaron” y remarcó que “los directivos mandaron millones y millones de informes a Obras Públicas, y nunca lo solucionaron; el tema de las cloacas está desde que empezaron las clases”.
También, contó que “se mandaban notas y ellos (por las autoridades provinciales) las recibían, hasta que pasó lo del gas” y planteó que “la ministra de Educación tendría que venir y estar dando la cara acá y decir qué pasa; la escuela está pintada gracias a los padres y auxiliares, cortinas se han colocado porque las hicieron los padres, y lo cierto es que a la escuela la están arreglando los padres y docentes”. A su vez, sostuvo que “los baños están clausurados y los techos con goteras”.

Sin respuestas oficiales

Por su parte, el secretario general de ATECh, Santiago Goodman, concurrió al establecimiento junto a la titular de la Regional, Carina Morello, y sostuvo que “acá, hace más de cinco semanas que no hay clases, y en cada una de ellas hemos estado hablando con el supervisor escolar, al cual debo decirle que nos ha pasado siempre la información que ellos tenían; hemos hablado con la gente de Obras Públicas, nos hemos intentado comunicar con la Delegación Administrativa, que ya no tiene delegado ni delegada administrativa; nos hemos comunicado con la Subsecretaria Von Popel para manifestarle la necesidad de que esto se resuelva, y siempre era ‘el jueves’, ‘el viernes’ o ‘ya viene la revisión’”.
Sobre esta línea, mencionó que “cuando uno venía acá, sabía que (en el edificio de la Escuela 46) había un ala que tiene caloramas, que estaba mucho más avanzada que la otra, que tiene las calderas, además de una situación particular en la cocina” y precisó que “uno venía que estaba exactamente igual; en el mismo momento, teníamos el conflicto en las escuelas 42 y 49”.

“Acá hay dos responsables”

Entonces, “claramente, uno veía que los mismos actores trabajaban en la 42, en la 49 y en este edificio (por la 46-170), el mismo grupo de personas de la empresa tercerizada que repara los caloramas; avanzaron en la 42, vinieron acá, pero acá hay un sector que se calefacciona específicamente con la caldera, y la misma no solamente está ‘atada con alambres’, sino que específicamente tiene dos quemadores que no funcionan; esto está detallado en el informe de Obras Públicas”, fundamentó Goodman, agregando que “el mayor de los problemas no son los tercerizados ni el personal de Obras Públicas; acá hay un responsable, Mariano Arcioni, Graciela Cigudosa, y tiene que haber respuestas efectivas”.

La escuela “es una gran heladera”

En otro orden, el titular de ATECh advirtió: “No puede ser que una institución como esta, tal como sucedió con la 42, con la 49 y con otras secundarias, primarias y de nivel inicial en Madryn, estén ‘a la espera de la espera, de la espera’; eso es desidia. Cuando decimos que el Estado debería responder y no lo hace, es desidia. Tampoco queremos que nadie se apure, porque no queremos que vuele ni un chico, ni un maestro, ni un auxiliar. No queremos apurados. Pero lo que queda claro es que el viernes pasado estuvimos acá y no había presencia de nadie encargado de las reparaciones. Este lunes y martes tampoco. En contrapartida, siempre hay alguien responsable de la institución para atender a los padres de alumnos que vienen a la escuela, la cual es una gran heladera, por cierto”.
Además, recalcó que “tiene que haber respuestas, el responsable es el Gobernador y la Ministra de Educación, y lo que queremos es que den la cara”.

El Estado, “ausente”

Goodman comentó que “seguramente los hayan visto cuando vinieron por la Escuela 786, dieron vueltas, mostraron que iban a reparar y limpiar algunos caloramas, algo que deberían haber hecho en el verano; lo que pasa es que no hubo Plan Verano; lo deberían haber hecho, a su vez, durante el receso invernal pero no hicieron nada” y agregó que “por eso, hoy están totalmente atorados”.
El referente gremial puso en relieve que “acá está el compromiso de todos los trabajadores y trabajadoras que le han dado tareas a los chicos, pero la primera responsabilidad, que es la del compromiso de los trabajadores de la Educación con nuestros hijos, en ningún momento ha fallado, porque todos los de esta escuela, de la 49 y la 42 han puesto el lomo para que los chicos, no estando en la escuela, tengan la mínima presencia de los maestros en sus tareas”.
Sin embargo, “eso es responsabilidad y decisión de los trabajadores de la Educación; después nos vienen con las pavadas de ‘cómo se van a recuperar los días de paro’, y me pregunto ahora cómo vamos a recuperar todo este tipo, que es plena responsabilidad del Estado ausente”.

Municipalidad de Puerto Madryn