Vaca Muerta va consolidando su rol protagónico como pulmón industrial de la Argentina. Su nuevo avance es la conformación de un clúster de pequeñas y medianas empresas locales que lleva su nombre. El propio gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, anunció su creación mediante un decreto provincial. “Éste es el primer clúster que ponemos en valor. Las Pymes son las que motorizan y generan el trabajo, que junto con la educación, la salud, deportes y cultura son los cinco factores que hacen al desarrollo social”, afirmó el mandatario provincial durante la presentación oficial.
Además de su firma, la norma lleva la rúbrica del ministro de Energía y Recursos naturales, Alejandro Monteiro, y su par de Producción e Industria, Facundo López Raggi. Para el Gobierno neuquino, epicentro de la actividad de Vaca Muerta, la entidad servirá como laboratorio de análisis y crecimiento de todos los sectores que se desempeñan en la industria. De esta manera, estará articulado por el Centro Pyme-Adeneu y, a su vez, muestra la expectativa puesta en las empresas del sector para que la formación de recursos no convencionales siga una curva ascendente en su desarrollo.

Provisión de servicios

“Las empresas que lo integran buscan encontrar un ámbito donde puedan compartir información de interés, conectar con sus pares, complementar servicios mediante su oferta de productos y articular propuestas que agreguen valor, competitividad y eficiencia que tanto la industria como la provincia requieren”, comenta Julián Cervera, gerente general del Centro Pyme y uno de los impulsores de la flamante agrupación, en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía.
En concreto, el clúster está conformado inicialmente por empresarios de la región y firmas instaladas en la zona que prestan servicios a la industria en cada uno de sus eslabones productivos, y consiste en aprovechar la capacidad instalada para potenciar las oportunidades comerciales que se generan a partir del desarrollo de los hidrocarburos no convencionales. “Son quienes mejor conocen el territorio y su vinculación con el resto de los actores, tales como gobiernos locales, instituciones de soporte tecnológico, sindicatos y otras empresas”, explica Cervera.
Si bien ya cuenta con 190 firmas, entre las cuales se destaca la participación de CEIPA (Cámara Empresarial Industria Petrolera y Afines del Neuquén), ya hay unas 700 instituciones en condiciones de ser parte del clúster. Algunas de ellas ya están integradas a cámaras empresariales e institucionales, pero el objetivo es que todas se sumen.

Gran oportunidad

En línea con esta decisión, el clima de negocios petrolero en el país parece apuntar de manera directa al crecimiento de Neuquén. “A nivel nacional, claramente la provincia se reposicionó como la principal productora de energía proveniente de fuentes no renovables a partir del desarrollo no convencional en los últimos años”, asegura el ejecutivo. Sucede que la provincia se muestra como una gran oportunidad para poder desarrollar proyectos concatenados como el Tren Norpatagónico y el desarrollo de la Zona Franca en Zapala, capaz de constituirse en el puerto seco más importante del país, con miras al mercado asiático y aprovechando los puertos chilenos, entre otros. “Esto permite a la provincia tener un posicionamiento y reconocimiento internacional cuando se analizan los desarrollos fuera de América del Norte”, soslaya Cervera. (Revista Petroquímica)

Gobierno de Chubut