El buque Seabed Constructor de bandera noruega, partió este viernes del puerto de Comodoro Rivadavia con cuatro veedores, familiares de tripulantes del ARA San Juan, quienes serán testigos de la búsqueda del submarino perdido en noviembre pasado.
Con amplias expectativas de poder encontrar al submarino desaparecido desde el 15 de noviembre, la búsqueda por parte de la empresa Ocean Infinity se centrará a 300 millas en línea recta a Comodoro, a unos 600 kilómetros de la ciudad.
El capitán de navío de la Armada Argentina Rodolfo Ramallo dijo que “es un momento emotivo y especial para todos los que vivimos de cerca esta situación que nos tiene en vilo. Estamos colaborando y trabajando codo a codo”, dijo. Asimismo, señaló que “la zarpada del buque materializa la esperanza de muchos argentinos para poder encontrarlo”.